Alitas de pollo al ajillo

María Fernandez
María Fernandez

Las alitas de pollo al ajillo, es una receta oriunda de España Y se trata de un plato en donde la fuente de olor es el ajo. Asimismo, este menú es muy fácil de hacer ya que cuenta con ingredientes que normalmente poseemos en casa. Si eres de esas personas que jamás ha preparado este platillo, te invito a seguir paso a paso la receta de esta suculenta comida que dejará felices a cada uno de los miembros del hogar.

Ingredientes de la receta

La cantidad que emplees será de tu elección, sin embargo, las medidas que se darán a continuación van dirigidas específicamente para cuatro personas, de esta manera muchos quedaran satisfechos con este suculento plato.

  • 12 alitas de pollo.
  • 1 cabeza de ajo.
  • Harina de trigo.
  • Sal y pimienta negra.
  • Aceite de oliva.

Preparación de las alitas de pollo al ajillo

Si deseas realizar esta comida de forma rápida te aconsejo primeramente que te asegures de que las alas de pollo estén limpias, por ello antes de iniciar la preparación te recomiendo que retires los restos de plumas que puedan tener y las enjuagues con un poco de vinagre o limón para neutralizar el olor característico del pollo. Luego sigue cada uno de los pasos mostrados a continuación:

  1. Toma las alitas de pollo y córtalas en tres partes, deja a un lado la punta ya que no la usaremos esta vez.
  2. Adereza con sal y pimienta a tu gusto. Puedes agregar otras hierbas si deseas.
  3. Deja a un lado las alitas, consigue un plato un poco hondo y añade harina de trigo.
  4. Agarra cada una de las alitas de pollo y cúbrelas con la harina de trigo. Un dato importante es que procures usar una harina sin gluten.
  5. Consigue un sartén grande y añade aceite de oliva. Cuando esté caliente, agrega cada una de las porciones del pollo y fríe.
  6. Busca los dientes de ajos, pélalos y machácalos. Agrégalos al sartén y dale vueltas a la preparación para que cocine por ambos lados.
  7. Cuando veas que la preparación está dorada, apaga el fuego. Para darle una mejor cocción a las alitas cocínalas a fuego bajo, de ese modo quedaran crujientes por fuera, pero suaves por dentro.
  8. Finalmente, sírvelas y degusta con tu familia, Lo ideal es comerlas calientes para que no pierda lo crocante.

Datos interesantes sobre las alitas de pollo

Actualmente es frecuente hallar una extensa gama de restaurantes que manejan distintas clases de preparación para las alitas de pollo y Hasta mediados del siglo anterior, las alitas de pollo eran utilizadas especialmente para la producción de caldo de pollo. Estas se unían a la sopa para dar sabor a la comida y luego se dejaban a un lado. Sin embargo, las alas de pollo jamás se llegaron a considerar como el ingrediente primordial de algún plato, pero no siempre fue así.

Hoy en día las alas de pollo son una pieza tan suculenta, fundamental y codiciada como cualquier otra parte del pollo, son ideales para una merienda o compartir familiar, muchas personas se han atrevido a colocarle diferentes salsas, incluso manuales de recetas enseñan a cocinarlas con un toque picante o agridulce para los aficionados de este sabor.

Igualmente se han convertido en grandes almuerzos, lo único que debes hacer es acompañarlas con una rica ensalada de vegetales crudos, cocidos, arroz blanco, vegetales al vapor, papas fritas, pan o cualquier otra guarnición de tu preferencia.

La esencia de las alitas de pollo se mantiene y aunque existen muchas maneras de prepararlas, esta receta ha sido una de las más famosas y deliciosas hasta ahora.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *