Animales albinos

El planeta tierra está repleto de especies animales y vegetales únicas, con características que le ayudan a sobrevivir en un medio salvaje y tan lleno de competitividad como son los parajes y los hábitat naturales. Sin embargo, existen animales en todas y cada una de las especies que nacen con un distintivo que pese a que para el ojo humano pueda resultar exótico y con mucha belleza, consigue que los animales que lo sufren vean un poco más difícil sobrevivir que los demás integrantes de su especie.

Entre la fauna animal, de la misma manera que sucede entre los seres humanos, existen ejemplares que sufren de albinismo, es decir, animales que son completamente blancos, una cualidad muy exótica que les convierte en auténticas estrellas de los zoológicos, así como la admiración de todos aquellos que quieren acercarse a contemplarlos.

Esta condición genética posee como característica esencial la ausencia congénita de pigmentación, tanto en la piel, los ojos como el pelo, en todos y cada uno de los individuos que lo padecen.
El albinismo no hace ningún tipo de distinción entre especies, puede darse tanto en el reino animal, como en los seres humanos e incluso entre los vegetales.

Este problema es de tipo hereditario, y viene dado por la unión de dos individuos, los padres, que son portadores del gen recesivo que lo genera.

Los que sufren de este problema son altamente sensibles a la luz del sol, el pelo es completamente blanco, incluido cejas y pestañas, lo cual en momentos de mucha claridad puede generar hasta problemas en la visión.

Por norma general, los animales de tipo albino, suelen tener más problemas para adaptarse y sobrevivir al medio que los demás, ya que su sensibilidad a los rayos del sol, así como su llamativo color blanco consigue hacerlos más llamativos para sus depredadores.