Cirugía bariátrica en adolescentes obesos

María Fernandez
María Fernandez

El sobrepeso y la obesidad es un problema que ha ido en aumento y se ha vuelto alarmante es ciertos sectores de la población. En la última década ha habido un incremento dramático en la cantidad de adolescentes y jóvenes con problemas de sobrepeso o incluso obesidad. Este problema no sólo viene a afectar su calidad de vida, también puede repercutir seriamente en la autoestima de los jóvenes.

La sociedad de hoy en día ejerce mucha presión en el aspecto de las personas, y si bien esto es cierto a cualquier edad, los jóvenes son un sector que es más vulnerable a este tipo de presiones.

Los jóvenes suelen buscar una solución rápida a sus problemas y más de uno ha llegado a pensar en someterse a una cirugía para bajar de peso, sin embargo, esta quizá no sea la mejor solución ni la más saludable.

¿Cuándo un niño es candidato a una cirugía?

Acorde a los lineamientos de la CDC en Estados Unidos (Centro de Prevención y Control de Enfermedades), el IMC sigue siendo el principal factor para determinar si un joven tiene sobrepeso u obesidad. Usualmente escuchamos sobre el Índice de Masa Corporal como valores fijos, sin embargo, los valores “saludables” varían con la edad. Esto es especialmente cierto para niños y jóvenes, cuyos cuerpos no corresponden a las proporciones de los adultos.

  • Por ejemplo, un IMC de 15 es considerado normal para un niño de 10 años (en un adulto sería considerado como bajo peso severo).
  • Para el mismo niño de 10 años un IMC de 21 es considerado sobrepeso (en un adulto sería un peso normal)
  • Finalmente para el mismo niño de 10 años un IMC de 23 o superior sería considerado como obesidad (En un adulto sería aún peso normal).

Si bien el IMC es un indicador ambiguo, hoy en día un niño se considera candidato a una cirugía bariátrica si posee un IMC de 35 o superior y posee alguna otra condición del síndrome metabólico, como diabetes, presión arterial alta o apnea.

Niños de incluso 13 o 14 años pueden ser candidatos a esta cirugía, aunque no por ello debe de ser la primera opción a tomar en cuenta.

Para más detalles te recomendamos ver la gráfica a continuación (en inglés*).

Factores a considerar

Es importante recordar que las cirugías bariátricas son procedimientos que conllevan riesgos para el paciente, y que incluso al ser exitosos acarrearan consigo consecuencias para toda la vida tales como la necesidad de tomar suplementos alimenticios y el compromiso de llevar una dieta mucho más estricta. Existen otros riesgos que también son importantes considerar.

En los niños y jóvenes existen otros factores de gran peso, el más importante es el desarrollo de los huesos. Esta cirugía no se recomienda para  niños que aún no han comenzado su etapa de crecimiento o están en una etapa temprana.

¿Qué tipo de procedimiento?

Los procedimientos más comunes son el Bypass gástrico o la Banda Gástrica (Lap-Band). El primero de ellos suele tener gran eficacia y reporta una pérdida rápida de hasta el 61 % del peso excedente; el segundo método posee la ventaja de ser reversible y suele permitir la pérdida rápida de hasta un 47% del peso excedente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *