Como pintar una casa

María Fernandez
María Fernandez

¿Cansado del color de tu casa? ¿Enfadado de los mismos diseños en las paredes de hace años? Aquí te daremos unos sencillos pasos que puedes utilizar sin problemas para darle un nuevo color y diseño a tu casa.

El primer paso es comprar una pintura de calidad. La calidad de la pintura con la que pintarás, valga la redundancia, es muy importante, ya que no querrás que dentro de unos cuantos meses la pintura se empiece a desgastar con el sol, el agua, etc., y te deje sin color a tus paredes, techos, etc.

Una de las pinturas de mayor calidad que te recomendamos es de la marca “Glidden”, puede que no esté disponible en todos los países, pero en la mayoría los puedes encontrar en tiendas. La edición que te recomendamos de esta pintura es la Premium Colection, ya que es tanto para interiores como para exteriores.

El segundo paso es liberar mucho espacio en tu casa. Es importante que hagas esto, ya que podrías manchar los muebles y demás, lo cual no te gustara si te costaron mucho dinero y tienen un valor sentimental o económico hacia ti. Recuerda que al poner tus cosas al lado del lugar donde pintaras tienes que taparlos con una sábana u otra cosa que los proteja de posibles manchas.

El tercer paso es cubrir los zócalos, marcos y rodapiés. Recuerda cubrir con cintas adhesiva los marcos de las puertas para que no se manchen y pierdan su “estilo” que les da el diseño.

El cuarto paso para pintar tu casa es restaurar las imperfecciones de tus paredes. Recuerda que debes usar una espátula y masa para rellenar los hoyos que tenga tu pared debido al desgaste por el tiempo. Cuando esté seca pasa una lija muy fina hasta que se quede plana toda la pared, para poder pintar con más tranquilidad y sea más fácil para la brocha sin necesidad de hacer mucho esfuerzo.

Ahora comenzamos con la parte de las técnicas de pintura.

Primero debes hacer una mezcla homogénea con la pintura, hasta que quede como una especie de “yogurt espeso”. Déjala escurrir bien cuando la pongas en el rodillo, y cuando esté lista aplícala en la pared haciendo movimientos de arriba hacia abajo, así te aseguras de que se esparza por toda la pared sin dejar grumos.

El segundo paso en el proceso de pintar es el siguiente. Empieza pintando por el techo. Recuerda hacer esto en todas las habitaciones, así podrás cubrir las gotas que escurran o caigan de ese lugar después de haber terminado con esa sección.

Pero contradiciendo a este último paso debes pintar primero las esquinas, bordes y las zonas que estén separadas. Pero esto lo harás con una brocha, no con el rodillo.

Ahora iniciamos con el techo, utiliza un rodillo que te de comodidad para poder llegar a las partes más altas y que no tengas que hacer procedimientos en los que puedas lastimarte.

Ahora sigue pintar las paredes, hazlo con el mismo procedimiento, pero esta vez será más fácil ya que no tendrás que estirarte ni esforzarte mucho por alcanzar algunas zonas, como las esquinas.

Cuando hayas terminado de pintar, recuerda remover la cinta de los lugares en las que los colocaste antes de que se seque la pintura, con esto evitaras que la pintura salte al quitar la cinta adhesiva.

El último paso al pintar tu casa es adoptar una postura que te sea cómoda, y recuerda que debes tomar unos descansos cada cierto tiempo, y toma en cuenta que si quieres pintar toda la casa te llevara unos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *