¿Cómo podemos evitar y eliminar el mal olor en nuestro aire acondicionado?

María Fernandez
María Fernandez

Muchas veces suele ocurrir que compramos un aire acondicionado y al poco tiempo de su instalación, emergen malos olores de éste, dando un ambiente poco higiénico al lugar donde está funcionando. Este artículo tiene la finalidad de informarte cómo puedes evitar o eliminar estos molestos olores que interrumpen la tranquila atmósfera de tu hogar u oficina, te permitirá conocer cada una de las razones por las que pueden surgir y cómo manejar estas situaciones más fácil de lo que pensabas.

Cómo evitar malos olores en el aire acondicionado

Para evitar el mal olor, primero hay que saber de dónde proviene, porque el mismo puede ser causado por 3 razones:

  • Suciedad en la unidad interior (ya sea en el filtro, ventilador, bandeja de desagüe o el intercambiador).
  • Desagüe. Pueda que el olor no lo esté produciendo el aire acondicionado, es posible que lo esté aspirando del desagüe.
  • Movimiento de aire. Aquí el problema es externo, pues la máquina solo está moviendo un mal olor viciado que ya está en el ambiente.

Unidad interior sucia

 

La unidad interior sucia puede producir mal olor por la poca o nula limpieza de ésta por lo que, ya sean el ventilador, los filtros, la bandeja de desagüe o el intercambiador, van acumulando humedad y suciedad que genera hongos y bacterias causantes de este detestable aroma, además de crear moho capaz de dañar el equipo y poner en riesgo la salud de las personas que respiren este aire.

Sabiendo que las principales causas de los malos olores son por la falta de limpieza del equipo, hay que tocar otro punto muy importante que explica la razón de la imparable aparición de hongos y bacterias en el aire acondicionado, esta es la humedad.

La humedad es el ambiente perfecto para que los hongos se reproduzcan de sobremanera, por lo que para eliminarlos a ellos, se debe eliminar la humedad. Seguramente te preguntarás si los aires acondicionados no hacen eso de antemano, pues sí, lo hacen, pero ésta se condensa en el intercambiador que se mantiene más frío que el ambiente, causa por la que caen pequeñas gotas a la bandeja de desagüe para que luego esta sea eliminada por el tubo de desagüe. ¿Entonces por qué huele mal? Te estarás preguntando; es posible que queden residuos de esa agua condensada en la bandeja y sobre todo si el tubo de desagüe no tiene la inclinación necesaria para que el agua no quede depositada en la misma.

Para eliminar el agua empozada, aquí están 2 opciones:

  1. Se debe secar la máquina. Eso se logra colocando el equipo en modo ventilación durante varias horas para que se seque por completo el agua que está dentro, de una forma muy eficaz. Esto eliminará la mayor cantidad de agua posible y evitará que los gérmenes se reproduzcan como conejos.
  2. Si los gérmenes ya comenzaron a multiplicarse y tienes prisa en parar esa reproducción, enciende el equipo en modo calor y así el secado será mucho más rápido.

Este método sirve para eliminar el mal olor. Sin embargo, haya olor o no, si se aplica cada vez que termina la temporada de frío, esto evitará cualquier putrefacción que pueda crearse.

El aire acondicionado huele a desagüe

Cuando el aire acondicionado huele a desagüe el problema está muy claro, el equipo está aspirando el aire del desagüe y lo esparce en la habitación, este problema es producido por dos causas que se dan juntas:

  1. El desagüe de la unidad interior está conectado al desagüe total de la edificación.
  2. Este desagüe que va desde la máquina interior hasta el general, pueda que no tenga un sifón o el sifón que tenga es muy pequeño.

Hay diferentes soluciones para estos casos:

  • Elaborar un sifón en el desagüe o de ya poseer un sifón, agrandarlo para que acumule más agua, impida secarse y por ende, el mal olor no pueda pasar.
  • Colocar una bomba de agua en el desagüe de la máquina interior (no confundir con el elevador que tienen hoy en día muchos aires acondicionados de conductos, un elevador no es lo mismo a una bomba de agua), las bombas de agua contienen unas válvulas “anti-retorno” por lo que le obstruyen el paso al aire, agua y olores.
  • Poner una llave de paso en el desagüe de la unidad interior y cuando llegue el verano o cuando se encienda el aire acondicionado en modo frío se abre y en invierno se cierra, esta puede llegar a ser riesgosa si se olvida.
  • Trasladar el desagüe a un lugar donde le sea imposible agarrar malos olores, tales como: garrafón, frasco, recipiente, ducha, cubo, entre otros.

Movimiento de aire viciado

Esta causa es difícil además de que es exclusivo de los aires acondicionados de conductos que no poseen conductos de retorno y ocurre porque estos retornos que no están conducidos por conductos, aspiran el aire del techo de escayola y pueden aspirar residuos del mal olor que haya quedado alguna bajante general, ya sea de los conductos de la cocina, de alguna mezcla de químicos o incluso de la casa del vecino.

Este problema se soluciona eliminando la raíz de este mal olor, el cual ya es ajeno al equipo general del aire acondicionado, pues esta es una causa externa que se debe resolver en el ambiente donde esté instalado el equipo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *