Cómo preparar guacamole

María Fernandez
María Fernandez

El guacamole es muy fácil de preparar, además de ser muy sabroso y es ideal de acompañar con una gran cantidad de platos, entre ellos los de origen mexicano.

La forma más común para comer guacamole es con tortillas de maíz fritas o con nachos, pero también se suele servir con quesadillas, diferentes carnes, tamales, tacos. El principal ingrediente del guacamole es el aguacate, es muy bueno para la salud por contar con grandes cantidades de potasio, más aun que un plátano o banana. En muchos lugares el guacamole se denomina palta.

El aguacate tiene la capacidad de reducir notablemente los niveles de colesterol malo, ayudando a la salud de la piel por sus grandes cantidades de vitamina E y es excelente para mantener el estado cardiovascular.

Te pasaremos una receta para la preparación de guacamole

  • 2 paltas o aguacates
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de perejil
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 gotas de chile picado o de salsa tabasco
  • Sal

Preparación del guacamole
Colocamos las paltas o aguacate cortadas por la mitad y retiramos el carozo, sacamos la pulpa. Colocamos la pulpa en un recipiente y la rociamos con el jugo de limón para evitar que tome color oxido.
Agregamos la cebolla y el perejil picado, cortamos el tomate en pequeños cuadraditos y los rociamos con la salsa chile o tabasco.
Mezclamos para que se incorporen todos los ingredientes, agregamos el aceite de oliva y la sal.
Servimos en una fuente acompañado de nachos.

La palabra guacamole tiene sus orígenes en el término Nahualt ahuacamolli, que quiere decir aguacate (Ahuacatln) + salsa (molli). Los aztecas lo preparaban habitualmente moliendo aguacates, tomates, sal, todo en un mortero. Este plato era ofrecido por Quetzalcoatl a los toltecas, así se fue extendiendo a través de toda América Central.

Otros consejos:
En el caso de que no tengas previsto consumir el guacamole inmediatamente o en el caso de que te haya sobrado preparación puedes conservarlo colocándole el hueso del aguacate usado en el centro y tapar con papel film. El papel debe colocarse en contacto con la salsa, por más que quede sucio. Así el limón que lleva se conservara de la mejor manera en la nevera.

Los aguacates que utilices deben estar maduros, sino no quedarán bien al aplastarlos y el sabor no será el mismo. También puedes pelar los tomates, aunque no es un requisito imprescindible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *