Como Se Purga Un Radiador


Cómo Se Purga Un Radiador

Los radiadores funcionan con circulación de agua caliente. Por lo tanto, es importante purgar un radiador de manera regular para asegurarse de que siempre está funcionando correctamente. Si no se purga correctamente, puede resultar en una eficiencia reducida y problemas de presión. Esto se debe a que el aire atrapado en el sistema de calefacción impide que circule el agua caliente dentro de él. Aquí hay algunos pasos básicos sobre cómo purgar un radiador:

Paso 1: Preparación

  • Asegúrate de que la caldera esté apagada, desconectada y enfriada.
  • Selecciona el radiador que necesitas purgar.
  • Prepare todos los equipos necesarios para purgar, como un recipiente para recoger el agua, un destornillador pequeño, una toalla y un destaponador de radiador.

Paso 2: Purga del Radiador

  • Utilice el destornillador para quitar la tapa del destaponador del radiador.
  • Coloque el destaponador en la válvula para purgar el radiador y abra la válvula de purga.
  • Deje que se drene el agua caliente y el aire del radiador.
  • Cuando el radiador esté liberado del aire, cierre la válvula de purga.
  • Apague el destaponador y vuelva a colocar la tapa.

Paso 3: Limpieza e Inspección Final

  • Retire el destaponador y limpie la tapa y la válvula con un paño.
  • Inspeccione el radiador para detectar daños a la tubería o al radiador.
  • Si hay algún daño, deberá abrir el radiador para realizar los arreglos necesarios.

Una vez que se haya completado con éxito el proceso de purgado del radiador, el agua caliente podrá fluir libremente por el interior. Por lo tanto, es importante purgar el radiador de vez en cuando para garantizar que funcione correctamente y para prevenir problemas de presión. Si bien puede parecer complicado, purgar un radiador es bastante fácil si sigues los pasos anteriores.

¿Cómo purgar un radiador encendido o apagado?

Cuando ya hemos identificado que los radiadores necesitan purgarse, debemos tener en cuenta que el purgado tiene que hacerse siempre con la calefacción apagada. A continuación, tendremos que cerrar la llave de paso de agua al radiador que vayamos a purgar. Con esto, deberíamos de abrir el radiador y encontraremos unos enganches (unos tornillos). Quitaremos los tornillos y para realizar el purgado sacaremos el agua en exceso del radiador. Tendremos que dejar salir el agua hasta que el caudal de agua saliendo del radiador sea el recomendable para su correcto uso. Una vez hecho esto, tendremos que retirar los enganches para cerrar el radiador y abrir la llave de paso. Ya tendríamos nuestro radiador puro y en perfecto estado para su uso.

¿Cómo saber si un radiador está bien purgado?

Comprobar la presión Una vez que el purgado de los radiadores ha terminado, se debe comprobar la presión del sistema. Para ello hay que fijarse en el manómetro que, por lo general, está en la parte inferior de la caldera. La presión tiene que estar en torno a 1 o 1,5 bares (unidad de presión). Si ha bajado demasiado, habrá que añadir más agua al sistema.

Comprobar que no hay aire Si el sistema está bien purgado, la presión del manómetro no debe subir cuando abrimos uno de los radiadores. Esto significa que no queda ningún aire en este radiador.A veces, el aire atrapado se escapa en forma de pequeñas burbujas a medida que el agua del sistema circula por los radiadores. En este caso, bastará con cerrar la válvula del radiador unos minutos para que suba la presión.

Contar con la ayuda de un profesional Si se duda de que se haya realizado el proceso de purgado correctamente, siempre recomendamos acudir a un profesional. Un fontanero podrá comprobar con más facilidad si el sistema está bien purgado y los radiadores están funcionando correctamente.

¿Cómo se debe purgar un radiador?

Cómo purgar los radiadores paso a paso Comprueba si necesitas purgar tus radiadores, Dirígete al radiador más cercano a la caldera, Coloca un recipiente bajo la llave, Gira la llave con un destornillador, Cierra la llave cuando el chorro sea fluido, Repite la operación en todos los radiadores , Termina con el radiador más lejano a la caldera, Comprueba que todos los radiadores calienten y funcionen adecuadamente.

¿Qué pasa si no Purgo mi radiador?

Si decides no realizar el purgado anual de los radiadores, el sistema de calefacción de tu casa no funcionará correctamente. Los radiadores no irradiarán el calor que deben según su potencia y la caldera estará trabajando a mayor potencia para mantener la temperatura que hayas marcado en el termostato. Esto hará que tu consumo energético aumente significativamente y bajará la eficiencia energética de tu equipo de calefacción. Además, los elementos que componen este sistema empeorarán su rendimiento y la durabilidad de los mismos se verá afectada. Si decides no hacer un mantenimiento adecuado, el riesgo de una avería es mayor y tendrás que recurrir a un profesional en el momento más inoportuno.

LEER   Como Saber Si Le Gustas a Tu Jefe