¿Cuáles son las causas de la obesidad?

María Fernandez
María Fernandez

Solamente en el 2010 se dio a conocer que más de 40 millones de niños en todo el mundo sufren de sobrepeso y que por año se pueden atribuir más de 3 millones de muertes a causa de esto. Ya han pasado 6 años, actualmente en el 2016, las cifras son alarmantes ya que más del 70% de toda la población mundial se encuentra en condición de obesidad.

En las mujeres el índice de grasa corporal común es de un 12-20% mientras que en los hombres un índice de un 20-30% lo que quiere decir que un aumento en estas cifras significaría un sobrepeso ¿Cómo podemos calcular si un individuo sufre de obesidad? La manera más fácil y rápida es calculando el IMC (Índice de Masa Corporal). El cálculo es sencillo, se debe dividir el peso expresado en kilos entre el cuadrado de la altura en metros.

La obesidad se presenta por muchísimas causas. Existen variaciones en el metabolismo e incluso la misma genética puede influir en ella, pero aún así, la causa principal es la ingesta excesiva de calorías. Si una persona sufre de sobrepeso u obesidad, debe estar consciente que pueden producirse graves consecuencias, empezando por la hipertensión arterial.  Esta es la principal consecuencia del desequilibrio alimenticio. Se pudo comprobar medicamente que por cada 10 kilos de peso que aumenta una persona, se puede incrementar la tensión en las arterias de alrededor de 2-3 mm Hg. Cuando se produce este aumento, provoca que el corazón se esfuerce y bombee fuertemente la sangre para que esta pueda llegar de la manera correcta en cada tejido del cuerpo. Se pueden imaginar el trabajo incansable en el cual es sometido el corazón y que poco a poco lo lleva a aumentar su tamaño para poder soportar todo el esfuerzo. También las arterias tienen a aumentar su grosor y de esta manera es más difícil  que la sangre circule correctamente.

La hipertrofia ventricular es otra grave consecuencia que lleva a aumentar el ritmo cardiaco, lo que provoca algún fallo cardiaco en cualquier momento en la vida del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *