Dejar de fumar

María Fernandez
María Fernandez

Dificultad en lograr una concepción

La adicción al tabaco produce una gran cantidad de efectos sobre la vida de las personas, que van desde el plano físico pasando por el psicológico hasta el emocional. La gran cantidad de sustancias tóxicas que proporciona cada cigarrillo ingresa al cuerpo y lo afecta de distinta manera. Un efecto que ha sido demostrado por la comunidad científica en los hombres es la disminución en la producción de espermatozoides y la calidad de los mismos. Existen otras modificaciones vinculadas a la fisiología de los órganos reproductores tanto en hombres como mujeres.

Un riesgo incrementado es la imposibilidad de concepción en hombres y mujeres que tienen una gran adicción al cigarrillo. Generalmente no es percibido como un factor de riesgo ni como un elemento que interviene en el problema que presentan algunas parejas en lograr una concepción. La dificultad puede requerir la intervención de ayuda médica especialidad como el centro de reproduccion asistida que cuenta con tecnología de avanzada en busca de cumplir el deseo de la pareja. Para muchas parejas lograr un embarazo es un meta muy importante a lograr, siendo necesario la puesta en práctica de múltiples técnicas de baja y alta complejidad.
Contar con un respaldo profesional de calidad es vital para el acompañamiento en todo el proceso hasta lograr la concepción deseada.

Fumar en ambientes cerrados


Cada cigarrillo que se fuma desprende una gran cantidad de sustancias tóxicas que ingresan en los pulmones del fumador luego de recorrer diversos órganos del aparato respiratorio. Luego la mayoría de las sustancias que lleva el tabaco son expulsadas al ambiente.
Esta situación hace que el ambiente en que se encuentra la persona fumadora esté contaminado por las sustancias tóxicas que lleva el tabaco que predisponen a sufrir enfermedades.

Este fenómeno que ocurre en ambientes cerrados se denomina tabaquismo pasivo, siendo aquel en que la persona recibe las sustancias tóxicas y el humo del cigarrillo aunque no fume. El tabaquismo pasivo también lo sufre el propio fumador cuando se encuentra en ambientes cerrados junto a personas que se encuentran fumando. Los más perjudicados son los no fumadores que deben permanecer en ambientes cerrados contaminados por humo de tabaco, tanto por motivos laborales o sociales.
En algunas países se ha introducido legislación que prohíbe fumar en ambientes cerrados públicos como forma de desestimular el consumo de tabaco y proteger a los no fumadores del efecto del tabaquismo pasivo. Es deber del estado de velar por la protección de la salud de la población buscando su mejor calidad de vida de forma integral a largo plazo.

Periodo de abstinencia ¿Podré soportarlo?

Un gran temor que presentan las personas que están analizando dejar de fumar es si podrán soportar y superar el periodo de abstinencia generado por el abandono de la nicotina.
El síndrome de abstinencia se produce por la falta de la droga que aporta el cigarro, la nicotina en la sangre. El mismo se caracteriza por: irritabilidad, dolor de cabeza, sudoración, agitación, cansancio, mareos, constipación o diarrea.
Estos síntomas y signos son propios de la fase de abandono de una sustancia adictiva y los mismos son temporales. Estos síntomas actúan en diferente grado en cada persona, pero en general son más fuertes en el segundo día de abandono del tabaco. Luego de 10 o 15 días los síntomas empiezan a disminuir en sus manifestaciones. Si un persona lograr pasar este periodo, seguramente pueda continuar sin fumar. En cambio, si frente a éstos síntomas fuma, la droga demora segundos en llegar al cerebro, fortaleciendo un circuito perverso para no poder abandonar la adicción.
¿Qué puedo hacer frente al síndrome de abstinencia? Como primera medida conocer que le puede pasar, para que no sea algo sorpresivo. Comentar la posible situación a su entorno para que pueda apoyarlo durante este periodo de tiempo.
Existe orientación que pueden aportar los profesionales de la salud a través de medicamentos o terapia que logran atenuar los efectos durante este lapso. Los fármacos colaboran en disminuir los deseos de consumir la droga, previniendo recaídas y logrando mejores resultados en el abandono del tabaquismo. Las recaídas son algo frecuente, no hay que desmotivarse frente a este hecho, lo importante es seguir con el espíritu de cortar con la adicción.
Hay que destacar que tratar los síntomas de la abstinencia es más fácil que tratar las enfermedades que provoca fumar. ¡Dejarlo es posible!

Sustancias del cigarrillo


Un cigarrillo está conformado por tabaco seco y triturado rodeado de una cubierta protectora de papel que permite que mantenga su forma tan conocida, además incluye la presencia de un filtro. Esta conformación del producto es compartida por la mayoría de las empresas productoras de cigarrillos a nivel mundial.
Existen varias sustancias del cigarrillo que son agregadas a lo largo del proceso de producción, desde las hojas en estado natural del arbusto de tabaco hasta que se logra un producto listo para la venta.
Dentro de las sustancias del cigarrillo se pueden listar una cifra cercana a 4000, de las cuales 40 tienen comprobada capacidad cancerígena. Dentro de ellas se destacan el arsénico (conocido veneno para ratas), cianuro, metano, alquitrán, amoníaco (componente esencial de los productos de limpieza) y metales (como el cadmio).

La demostración de que algunas sustancias del cigarrillo tienen capacidad de desarrollar cáncer en algunos tejidos está completamente aceptada por la comunidad internacional, no existiendo ningún tipo de planteo opuesto. Existen numerosos estudios en animales de experimentación a los cuales se les aplican las sustancias del cigarrillo con capacidad cancerígena y aumenta la frecuencia de aparición del mismo. Incluso a ciertas dosis, aumenta en forma exponencial la aparición de cáncer en animales de experimentación.
Conocer las sustancias del cigarrillo nos permite saber que productos tóxicos estamos inhalando e ingresando a nuestro cuerpo con caja de cigarrillos consumida. Dejar de fumar es posible si somos concientes del problema y visualizamos el proceso de cambio.

Efectos a corto plazo del cigarrillo

Cada vez que se enciende un cigarrillo, el cuerpo responde a los pocos segundos al efecto de la nicotina.
La NICOTINA, produce aumento de la presión arterial, de la frecuencia cardíaca (cantidad de veces que late el corazón por minuto) y vasoconstricción (las arterias del cuerpo se contraen).
La nicotina es un tóxico, en las dosis adecuadas puede producirnos la muerte. Es la responsable de generar dependencia a fumar.

El MONÓXIDO DE CARBONO, se produce de la combustión del cigarrido, reduce la cantidad de oxígeno que puede transportar la sangre a los órganos de nuestro cuerpo.

Pulmones de un fumador

En la fotografía se observan los pulmones de un fumador y de un no fumador. Las diferencias que presentan son notorias. El color más oscuro evidencia el depósito de compuestos tóxicos que contienen el tabaco.

Existe una notable diferencia entre los pulmones de fumador y otra persona que no tiene la adicción. Los cambios en su coloración, depósitos de contaminantes también se evidencias en las estructuras más pequeñas del pulmón denominadas alvéolos.

Historia del tabaco


De acuerdo con los investigadores, hace unos cinco mil años los indios de Sudamérica conocían las virtudes de la hoja del tabaco, sobre todo sus efectos medicinales.
Se estima que esta planta es originaria de la zona andina, cerca del lago Titicaca, donde se le conocía desde el año 3000 AC.

Ese arbusto perteneciente a la familia de las solanáceas, tenía usos medicinales y hasta religiosos. Se han estudiado evidencias de antiguos usos de la hoja, teniendo en cuenta los efectos de la nicotina, como antitetánico, narcótico, para mejorar el funcionamiento de la vejiga y curar heridas. Se colocaba cerca de los cuerpos, quizás con una finalidad protectora, cuando se iba a acampar en parajes intrincados y desolados, a la hora del sueño.

Eran vastos los conocimientos de los curanderos indígenas sobre las propiedades de esta planta, que nunca llega a ser un árbol, sino un arbusto. Sus hojas son de un verde brillante y una suave consistencia. Secas y debidamente procesadas, originan hoy uno de los productos más famosos del mundo, los puros habanos.

En aquellos lejanos tiempos, anterior a la llegada de los españoles a América, se dice que los aborígenes preparaban la planta de cinco maneras fundamentales: en zumo, polvo, pasta, humo y en tisana.
Cristóbal Colón menciona desde su primer viaje su encuentro con la prodigiosa planta, al escribir en su diario que portaban como unas hojas secas, muy queridas entre ellos. Relata que “entre otras costumbres reprobables los indios tienen una que es especialmente nociva y que consiste en la absorción de una cierta clase de humo a lo que llaman “tabaco” para producir un estado de estupor”…”algunos absorben el humo por medio de una caña hueca, eso es lo que los indios llaman “tabaco” y no a la “hierba”.
Colón, afirman algunos cronistas, quedó sorprendido por aquellas costumbres, pues los indígenas la practicaban en ciertas ceremonias y no como una costumbre cotidiana y de placer, sino que se realizaban en ceremonias de paz y de purificación del espíritu, pues para ellos el uso del tabaco poseía poderes mágicos y agradaba a los dioses. El tabaco era considerado como panacea, ya que se utilizaba como un “fármaco”.

Fases de dejar de fumar

La primera fase en el proceso para dejar de fumar es le precontemplación. Es esta fase la persona se percibe como fumadora pero no ha tomado conciencia que es un problema para su salud. Ya que por lo general el tabaquismo todavía no le ha provocado grandes efectos sobre su estado de salud.

Luego continúa la fase de contemplación: la persona fumadora comienza a pensar dejar de fumar, ya que considera que el tabaco está afectando su estado físico y mental. Comenzando a aparecer los primeros síntomas, en principio leves, causados por su adicción. En esta fase es en la que todos podemos actuar en las personas que fuman para que vuelquen la balanza hacia el lado de comenzar el proceso de abandono.

Cuando esto ocurre, comienza la fase de acción. La persona tomó la decisión de no fumar más, pasó de ser sólo un deseo a una acción. Se caracteriza por ser un periodo que se alterna el consumo con la abstinencia al cigarro.

Fase de consolidación: es en la que el la persona se consolida como exfumador, pasando a un estado de abstinencia del tabaco. El éxito de varios factores, entre los que se destacan: la motivación y fuerza de voluntad personal, el grado de dependencia que se tenga a la nicotina, las expectativas de éxitos que tenga la persona y su entorno, así como la disponibilidad de recursos que puedan acompañarlo en este emprendimiento.
Por último, hay una fase que puede darse, y aparece frecuentemente que es la recaída. Las recaídas hay que incluidas como otro paso dentro del modelo circular para abandonar la adicción, ya que es frecuente que la persona tenga eventos de volver a fumar. Pero no por esto se perdió la batalla contra la adicción del tabaco. Con buenosrecursos de apoyo y motivación de la persona dejar de fumar para siempre es posible!

Proceso histórico del tabaco

Hacia 1560 el tabaco era ya conocido en España y Portugal. En este último país, para esos años, se encontraba como embajador de Francia el caballero Jean Nicot, quien se interesó por la exótica planta. Cuando el mencionado embajador regresó a su país, llevó consigo hojas de tabaco para obsequiárselas a la reina Catalina de Medicis por lo que se la llamó “hierba de la reina”, “Nicotiana” o “hierba del embajador”.
En 1584 uno de los más célebres aventureros, Sir Walter Raleigh, fundó en América del Norte la colonia de Virginia y adquirió de los indígenas la costumbre de fumar en pipa.

En otras naciones como Japón, Rusia, China, Turquía, se pasó de la sanción moral a medidas más drásticas. El sultán Murad IV mandó a ejecutar a numerosos fumadores. En 1638 las autoridades chinas amenazaban con decapitar a todo el que traficase con tabaco.
En el siglo XVIII apareció la moda de que algunos médicos lo acostumbraban a recetar como terapéutica contra el malestar de cabeza y también pare detener hemorragias.

Federico I fundó el “Tabaco collegion” que era frecuentado por altos dignatarios de la corte, donde se fumaba guardando una severa etiqueta.

La reina Victoria tenía una fuerte aversión contra los fumadores y se establecieron una serie de ordenanzas prohibiendo fumar a los integrantes del ejercito real. En Berlín las autoridades prohibían fumar en espacios públicos, estas ordenanzas tuvieron vigencia hasta mediados del siglo XIX.

En 1828 dos científicos que trabajaban en la Universidad de Heilderberg, Posser y Reimann, consiguieron aislar un alcaloide de la planta de tabaco y a propuesta de Guisa bautizaron su descubrimiento con el nombre de Nicotina en honor del embajador francés Jean Nicot.

En este punto de la historia hizo su aparición el cigarrillo definido por ese entonces como: tabaco picado rodeado de fino papel. Este producto hechizó a pueblos como el francés y el inglés. A partir de esta transformación el cigarrillo empezó a fumarse en todo el mundo.
En el siglo XX, y durante la primera guerra mundial, aumentó en forma notable el hábito de fumar y en especial la costumbre de consumir cigarrillos. El comandante en jefe de las tropas norteamericanas cablegrafió a Washington el siguiente texto: “el tabaco es tan indispensable como la ración diaria: necesitamos miles de toneladas de él sin demora”.

Tabaquismo pasivo


El humo del tabaco ambiental contiene 4700 componentes químicos, 43 de los mismos son tóxicos y carcinogénicos.
Al fumar se libera al ambiente dos tipos de humo:
– El que exhala el fumador (humo primario).
– El que desprende el cigarrillo (humo secundario), es más pedjudicial porque no atraviesa ningún tipo de filtro (ni el cigarro, ni su filtro, ni los pulmones del fumador).

Se llama tabaquismo pasivo a aquellas personas que están regularmente cerca del humo del tabaco de otros. La exposición al humo ambiental del tabaco se asocia con muchas de las enfermedades relacionadas con fumar.
Los químicos del humo generan olor e irritación en los ojos, nariz y garganta.
El tabaquismo pasivo genera un riesgo aumentado de cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y respiratorias.

Fumar es un problema


Fumar no es sólo un hábito, algo que se hace por constumbre. También es una adicción, que la genera la nicotina que contiene los cigarros.
Por todo esto, dejar de fumar es un proceso, con mayor o menor complejidad según las personas.
Lo primero es tomar es visualizar que fumar es un PROBLEMA.
Ya estuvimos visualizando los efectos que trae el tabaquismo:
* Sustancias tóxicas del cigarro.
* Efectos sobre el organismo.
* Efectos a corto plazo.
* Efectos sobre los pulmones.
* Tabaquismo pasivo.

No hay ninguna duda la gran cantidad efectos perjudiciales del tabaco.
Por lo tanto, tenemos que hacer ver en todos los fumadores que el cigarro es un PROBLEMA!

El proceso de cambio

Dejar de fumar es particular para cada persona. En general lleva esfuerzo y dedicación. Si uno quiere tener éxito requiere decisión compromiso. El apoyo de la familia y el entorno es fundamental.
También se cuenta con ayuda profesional para acompañarlo en este proceso de deterner el consumo. Por lo tanto, no es algo que se improvise.
El primer paso es darse cuenta que uno tiene un problema con el tabaco (ya sea en cigarrillos u otras modalidades)
Este círculo de dependencia a las drogas (en este caso la nicotina) fue muy bien explicado por los doctores Prochaska y Diclemente.
Las fases que la integran este proceso de cambio son:

1) Precontemplación.

2) Contemplación.

3) Acción.

4) Consolidación.

5) Recaída.

Por eso el proceso de dejar de fumar es un proceso continuo…

Efectos del tabaco en el cuerpo

Algunos de los efectos del tabaquismos sobre el organismo son:
* Problemas pulmonares: los efectos del tabaco disminuyen la elasticidad del tejido pulmonar, el humno del tabaco causa una inflamación del aparato respiratorio e interfiere con la expansión normal de los pulmones.
El 90% de los cánceres de pulmón se relacionan con el tabaco.
* Problemas cardiovasculares: arteriopatía coronaria (dolor precordial, infartos), hipertensión arterial, mayor probabilidad de formación de coágulos sanguíneos en el árbol arterial: piernas, pulmones y cerebro.
Es una de las causas más común de impotencia.
* Mayor probabilidad de cáncer de boca, laringe, esófago, riñón, vejiga, páncreas y cuello uterino.
* Deficiente cicatrización de heridas.
* Mayor susceptibilidad a sufrir úlceras gástricas y duodenales.
* Disminuye la fertilidad.
* Problemas durante el embarazo: parto prematuro, aborto espontáneo, bajo peso del recién nacido.
Los efectos comentados son sólo algunas de las consecuencias que produce el tabaquismo en las personas, toda la evidencia científica permite afirmar que el fumar tabaco es un problema importante.

Dependencia a la nicotina

La comunidad científica considera el tabaquismo como una adicción, la cuál, tiene una base física y otra psicológica. Una base biológica es que el organismo, especialmente el cerebro, se acostumbra a las sustancias, en este caso la nicotina, y cuando bajan los niveles en sangre comienza a necesitar que se ingrese más sustancias al cuerpo, ahí aparece de nuevo las ganas y el deseo de fumar otro cigarrillo. En pocos segundos la nicotina proporcionada por el tabaco llega al cerebro y calma esa necesidad biológica.

El otro aspecto es la dependencia psicológica, cuando una personas está nerviosa o ansiosa puede fumar para intentar controlar esta situación. Si logra el resultado, el cuerpo comenzará a acostumbrarse que para calmarse y controlar la ansiedad se requiera de una sustancia, en este caso nicotina. El cuerpo tiene una gran adaptación, tanto para lo bueno como lo malo, por lo tanto rápidamente se instala esta adicción a nivel psicológico.

La adicción al tabaquismo genera esta dependencia, que al momento de dejar de fumar se evidencia con el síndrome de abstinencia. El cual puede generar muchos síntomas o pocos dependiente de cada persona, pero existen tratamiento particulares para esta situación.

Tabaquismo femenino

En muchas sociedades fumar es visto como un hecho completamente natural, generalmente asociado a los hombres. Pero han sucedido cambios en las últimas décadas, donde la mujer ha tomado más protagonismo tanto a nivel laboral, político y social. Pasó de ser una persona exclusivamente para la vida intrafamiliar a salir de los hogares a vincularse, trabajar y generar ingresos para su familia. El rol de la mujer ha adquirido y seguirá adquirido en las sociedades modernas.

Pero estos avances, también ha generado que cada vez más mujeres ingresen a la adicción que genera el tabaco,porque las mujeres comparten la gran mayoría de responsabilidades y logros que los hombres. Este aspecto lo podemos remarcar como perjudicial para el género femenino, ya que en esta sector han aumentando las enfermedades crónicas (como hipertensión y diabetes).

Las enfermedades que aumentaron vinculadas al consumo de tabaco han sido las cardíacas y el cáncer de pulmón. Esta última enfermedad casi no existía en las mujeres de hace 60 años atrás, pero el cáncer de pulmón  está aumentado de frecuencia de forma muy importante, vinculado casi exclusivamente al consumo de cigarrillos. Los contaminantes del tabaco constituyen el factor más importante para determinar su aparición.
Todos los avances a nivel social implican algún perjuicio, el aumento de las enfermedades provocadas por el tabaco en las mujeres es uno de ellos, pero es prevenible y se puede detener.

¿Qué es una adicción?

No cabe duda que el tabaquismo está dentro de la categoría de adicción, pero tenemos que comprender que se entiende por este término, ya que muchas veces se lo nombra sin conocer su verdadera concepción.

El tabaquismo cumple determinados criterios que lo constituyen en una adicción:

  • Es una conducta impulsiva y repetitiva. Que consiste en deseo rápido de fumar que requiere encender un cigarrillo para calmar la ansiedad que nos produce. Incluso hay personas que si el tabaco se les acabó son capaces de salir a cualquier hora a comprar más.
  • La persona mantiene el consumo aunque visualiza que es perjudicial para su salud, provocándole importantes efectos a largo plazo.
  • Se produce tolerancia, es decir, que la personas cada vez debe consumir mayor cantidad de cigarrillos al día. Comienza a fumar en momentos que antes no lo hacía o frente a situaciones diferentes.
  • Genera síndrome de abstinencia, es decir, cuando se disminuye o cesa el consumo de tabaco se generan molestias.
  • El consumo de tabaco afecta a todos los aspectos de la persona: individual, social, familiar, laboral.

Estos 5 criterios permiten definir que situaciones constituyen una adicción, fumar cumple cada uno de ellos.
Teniendo en cuenta esta realidad, como vamos analizando en Fuera el tabaco el enfoque para su prevención y tratamiento no debe perder de vista lo compleja que es una adicción y que está influida por múltiples factores.

Fumando delante de los niños


as personas fumadoras están muy absorbidas por la adicción a la nicotina, que les cuesta ver su entorno con una mirada diferente. Algunos visualizan el problema que genera y les genera el fumar tabaco, otros no.
Los fumadores están tan inmersos en su adicción que puede vérselos fumando delante de niños, incluso muy pequeños, muchos de los cuales son sus propios hijos.
Aquí surgen dos problemas importantes, por un lado el tabaquismo pasivo. El humo de tabaco contiene una gran cantidad de sustancias tóxicas las cuales inundan el medio en que se encuentra el fumador, especialmente en los lugares cerrados. Estos niños están especialmente expuestos si se fuma tabaco en aquellos lugares que ellos se encuentran: guardería, escuela, su propia casa, automóvil, entre otros.
Si se fuma en un ambiente cerrado se contamina el aire completamente en pocos segundos, afectando la salud de los niños, esta situación es especialmente grave si se repite durante varios días a la semana. Hay que evitar que los padres fumadores fumen dentro de su propia casa.
Por otra parte, también los niños aprenden por imitación, lo que los lleva a ver el fumar como una actividad normal, frecuente y natural. En cierta medida, esta acción está autorizada por los padres, ya que ellos la pueden realizar. Hay que prevenir el tabaquismo, se debe empezar desde los más pequeños.

Publicidad del tabaco

Las empresas tabacaleras obtienen grandes ganancias del hábito que tienen sus clientes, porque la adicción al tabaco les garantiza la compra de cierta cantidad de cajillas por cada persona fumadora.
En esta población la empresa no tiene enfocada su estrategia de marketing, prefiere trabajadar sobre las personas no fumadoras para incluirlas dentro de los clientes fieles y seguros.
Las empresas han detectado que el marketing influye en gran medida en las personas, entonces lo utilizan para las personas se inicien en el hábito del tabaquismo. Las formas son muy diversas, desde anuncios en la televisión, muestras gratis, auspicio de eventos deportivos y muchas posibilidades más.
Invierten grandes sumas de dinero en campañas de marketing de sus productos explotando al máximo la innovación y creatividad en la oferta del tabaco.
Se asocia al tabaco con los deportes y la actividad física, hecho completamente falso, ya que el tabaco reduce la capacidad pulmonar y del corazón llevando a un menor rendimiento físico.
También en la publicidad, se ha vinculado al cigarrillo con la libertad, valor completamente opuesto que genera la nicotina: una dependencia absoluta a dicha sustancia, difícil de abandonar, pero para nada imposible. Tenemos que ser conscientes del marketing de las empresas tabacaleras a nivel mundial para no caer en sus redes, especialmente evitar que los adolescentes y jóvenes comiencen a fumar.

Terapia grupal para dejar de fumar

Existen varios métodos para dejar de fumar, ninguno de los cuales son excluyentes entre sí, es más, pueden combinarse para obtener los mejores resultados.
Una de las opciones es la terapia grupal, que consta de un grupo de personas que están transcurriendo el proceso de dejar de fumar y comparten sus experiencias, dudas, vivencias para contar con mayor motivación interpersonal con el fin de superar el síndrome de abstinencia.
La terapia grupal es una técnica útil para varios pacientes, que necesitan el apoyo del resto para continuar este proceso de desintoxicación y dejar de fumar ya. Otras personas en cambio, no les favorece porque ya cuentan con un respaldo familiar importante y los acompañan en este proceso de cambio y abandono de la adicción a la nicotina.
La valoración de la terapia grupal para dejar de fumar tiene resultados variables, dependiendo de cómo esté organizada y el coordinador que la dirija. Es importante que este rol sea realizado por una persona capacitada en adicción y en procesos de cambios de hábitos tóxicos.La terapia grupal no es ni el mejor ni el único método válido para dejar de fumar, pero si es una opción más que el equipo de profesionales junto a la persona tendrá que valorar sería útil que participara de las sesiones de terapia grupal para la cesación del tabaquismo.

Carteles de prohibido fumar

El tabaquismo es un problema actual de salud pública, por la cantidad de personas que afecta a nivel mundial. Tener conciencia de la dimensión del problema posibilita diseñar estrategias para combatirlo de manera eficaz y el diseño de políticas serias e intensas de prevención.

Existe normativa desigual en cada país sobre las posibilidades de fumar en ambientes cerrados y compartidos con otras personas. La presencia de carteles de prohibido fumar es indicativo de esta
advertencia para las personas fumadoras de que se debe contener la adicción de fumar en ese espacio.

Los carteles de prohibido fumar con el característico cigarrillo con una línea que lo atraviesa no deja lugar a dudas sobre la imposibilidad de encender un cigarrillo. Pero siempre existen personas a resistirse a cumplir con la reglamentación vigente y el respeto a las personas de su entorno.

El tabaquismo pasivo se produce por la contaminación ambiental del humo de tabaco que genera efectos similares a la persona que fuma. Por este motivo, se debe enfocar las estrategias a combatir  la contaminación de los ambientes públicos para disminuir el riesgo de problemas de salud importantes. Esta situación se ve aumentada por la exposición gran parte del tiempo con una contaminación permanente de humo de cigarrillo.

Los carteles de prohibido fumar constituyen una advertencia permanente, que pasa desapercibida para el no fumador. Esta cuestión de respeto del espacio compartido debe ser adquirida por los fumadores para el beneficio de la salud colectiva. Así que no hay olvidar de recordar en todos los ambientes que
existe la prohibición de contaminar con humo de tabaco a través de carteles de prohibido fumar.

La terapia láser para dejar de fumar


Uno de los mayores temores para iniciar el proceso para dejar de fumar es el síndrome de abstinencia, esto produce frustración en los varios intentos. Las ganas de fumar en combinación con irritabilidad, nerviosismo y abatimiento son síntomas que aparecen de manera fuerte durante los primeros días del abandono de la adicción.

Existen algunas opciones para disminuir los síntomas en el periodo de abstinencia, con la terapia láser de Facilitas® para dejar de fumar se pueden prevenir los efectos adversos. La terapia láser de Facilitas®  le permitirá ser un exfumador más rápidamente y fácilmente. Además con gran efectividad, solamente con un tratamiento de 90 minutos. La terapia de láser es la primera alternativa para dejar de fumar en varios países, dentro de los que se destacan Estados Unidos, Bélgica, Inglaterra y Canadá. En Holanda el tratamiento láser antitabaco ha sido incluido como una prestación a ser brindada por las aseguradoras siendo reconocida por las autoridades sanitarias.
La terapia Softlaser de Facilitas® permite la estimulación a través de un láser determinados puntos corporales, que de forma indolora logra excelentes resultados. Existen puntos a nivel auricular que a través de su estimulación se logra disminuir los síntomas del síndrome de abstinencia.
La terapia Softlaser de Facilitas® es completamente indolora, sin efectos secundarios ni riesgos de ningún tipo. Además es realizada por personal altamente especializado logrando de esta forma una tasa de éxito de 90% en los 3 meses siguientes a la aplicación.  Sin duda que la terapia láser es una alternativa para el tratamiento anti-tabaco.

Publicidad de cigarrillo

Las empresas productoras de cigarrillos invierten parte de sus ganancias en el desarrollo de estrategias efectivas de marketing que apuntan a fidelizar a la persona fumadora a una marca de cigarrillos. Se garantizan determinado nivel de ingresos fijos, que el fumador vaya a comprar determinada cantidad de cajas de cigarrillos a la semana para mantener su hábito bajo control.

Este aspecto en el fortalecimiento de la adicción a la nicotina es uno de los pilares de la publicidad de cigarrillos, además de que contribuye a un aumento del consumo. A medida que las técnica de publicidad de cigarrillos se perfecciona se tiende a incrementarse el consumo de tabaco en toda la población.
El otro objetivo detrás de la publicidad de cigarrillos se vincula con la captación de nuevos fumadores, tanto jóvenes como personas de cualquier edad. Sin lugar a dudas que el grupo con mayor inicio del tabaquismo son los adolescentes y jóvenes. Su inicio en la adicción al tabaco es influenciado por la publicidad de cigarrillos que ofrece un panorama de completo bienestar, e incluso a mostrar que es necesario fumar para alcanzar la felicidad y el éxito.

La estrategia de marketing y publicidad de cigarrillos está tan desarrollada que se puede enfocar en determinadas poblaciones objetivos, como forma de incentivar el hábito y las ventas en grupos pequeños  dirigidos.

Es necesario desarrollar un sentido crítico para comprender los mensajes que transmite la publicidad de cigarrillos para no ser atrapado por ella, conoce los efectos negativos de fumar y poder decidir en libertad.

La tos del fumador

Fumar es una adicción que produce daños directos e indirectos sobre el organismo. Las sustancias del cigarrillo dañan las células a nivel de todo el tejido respiratorio de la vía aérea, produciendo su fibrosis y el aumento de la incidencia de aparición de cáncer de pulmón.

Una consecuencia poco identificada por el fumador es la típica tos que padecen. La tos del fumador se caracteriza por ser fuerte, gruesa e incluso con algo de expectoración. Se presenta en accesos durante unos 15 a 45 minutos en el horario de la mañana, generalmente luego aparece de forma esporádica a lo largo del día.

La tos se produce por la lesión directa que va produciendo las distintas sustancias del cigarro sobre las células de la vía respiratoria.

La tos del fumador es muy identificada por las personas que no fuman y les llama la atención este fenómeno, incluso algunos recomienda la consulta al médico.

Hay que tener en cuenta que la tos del fumador va a persistir durante varios años posterior a dejar de fumar, es un efecto que permanece y demora en que ceda.
No existe tratamiento posible para disminuirla, es necesario evitar el agresor, el tabaco, para que la misma desaparezca al tiempo de dejar de fumar.

Grupos para dejar de fumar

El tabaquismo es una adicción que implica una dependencia física y psicológica a la nicotina. Dejar de fumar es vital para evitar los efectos perjudiciales sobre la salud, existen diversas opciones que la persona deberá evaluar cuál se ajusta mejor a su situación.

Una opción cada vez más utilizada son los grupos para dejar de fumar, que consiste en un grupo de personas que desean abandonar el tabaco y se reúnen semanalmente.

Un grupo de personas que comparten un mismo problema, permite hablar sobre el mismo, comentar las dificultades y encontrar fortalezas para seguir en el camino del abandono del hábito tabáquico. Esta alternativa de tratamiento se utiliza en múltiples patologías como la adicción al alcohol y enfermedades crónicas, como la celiaquia.

La alternativa de grupos para dejar de fumar es una opción que funciona en algunas personas, ya que la personalidad individual es un aspecto clave en la adhesión al tratamiento y el seguimiento. Se requiere de dos horas semanales, en un horario fijo, en que la persona puede asistir a la reunión grupal, además de la predisposición para el cambio.

No es un método efectivo para todos, pero para algunas personalidades tiene un éxito muy alto, lo que permite un abandono definitivo del tabaquismo.

Es una opción que debe valorarse al momento de decidir que método para dejar de fumar puede utilizar la persona, con el apoyo del equipo médico.

Purifica tu cuerpo

Nuestro cuerpo está expuesto a gran cantidad de sustancias del medio, algunas que llegan a nosotros a través de nuestra piel, pulmones e incluso por las sustancias que ingerimos.
A lo largo del día entramos en contacto e ingresan a nuestro cuerpo una gran cantidad de sustancias sin contar con todos los tóxicos a que estamos expuestos por las sustancias del cigarrillo.
Con el estilo de vida actual los fumadores agreden de forma desproporcionada su organismo, que se va adaptando a los cambios que sufre de forma desigual. Esta situación disminuye nuestra motivación general, empeora el rendimiento y nos hace sentir siempre cansados.

Para combatir esta situación es necesario como primer paso dejar de fumar para luego realizar un proceso de purificación del cuerpo.
La depuración del cuerpo se puede realizar por varias técnicas, una de ellas utilizando Jugo de Aloe Vera Digestivo, que permite lograr una mejor optimización de minerales y vitaminas, contribuyendo a una eliminación rápida de todos los productos de desechos tóxicos del organismo.
El aporte de mucho líquido se debe realizar diariamente para contribuir a eliminar todas las sustancias tóxicas del cigarro.
También existen otros productos de curas depurativas que permiten lograr que el cuerpo funciones de manera más natural y armónica con el entorno.

Metas para dejar de fumar


Una dificultad frecuente de las personas que fuman y desean dejar de fumar es tomar la decisión de iniciar el proceso de desintoxicación. Es una situación similar a la padecen las personas obesas que quieren bajar de peso y postergan el inicio de un tratamiento para adelgazar lo más posible.

El primer paso es el deseo de dejar de fumar, luego fijar metas a corto y largo plazo para obtener buenos resultados. Es necesario que la persona tabaquista, su familia y su entorno cercano tomen conciencia del problema para tomar una decisión en serio porque sino todo esfuerzo será desperdiciado. La determinación no se debe realizar de forma abrupta tiene que ser una decisión conciente con seguridad para lograr el éxito.
Cuando la persona esté segura que quiere dejar de fumar debe solicitar apoyo en su entorno cercano y en el quipo de salud para iniciar el proceso. Una meta inicial es fijar una fecha para abandonar el hábito, siendo un punto de inflexión clave en el proceso.

Luego seguirán las posteriores metas escalonadas que establecerán un tiempo creciente sin humo de tabaco. Este proceso es dinámico, con avances y retrocesos, pero es factible de realizar y conseguir con éxito, así que no tiene que haber ninguna duda en iniciarlo para lograr cuidar al máximo la salud de todos.

Fumar disminuye la fertilidad

Como es conocido por la ciencia y la población en general el cigarrillo produce múltiples y serios efectos sobre las personas, tanto a nivel físico como psicológico. La adicción al tabaco se va incrementando con el paso del tiempo, produciendo efectos orgánicos a corto y largo plazo, algunos de los cuales son evidentes y otras suelen pasar desapercibidos.

Un efecto del tabaco poco conocido es la disminución de la fertilidad, que ocurre tanto en hombres y mujeres. En el sexo masculino, fumar habitualmente al menos 5 cigarrillos al día produce una disminución en el número de espermatozoides que produce su cuerpo así como su movilidad.
En la mujer se produce modificación a nivel uterino que lleva a una disminución de su propia fertilidad. Hay que agregar que una mujer fumadora incrementa las posibilidades de que tenga un embarazo de riesgo, siendo necesario un control más riguroso. Para evitar los problemas del embarazo vinculados a fumar se recomienda abandonar la adicción antes de tener un hijo.
La alteración de la fertilidad no significa la imposibilidad de tener un hijo de la persona o pareja fumadora sino que disminuye las probabilidades de lograr una concepción. Fumar constituye una de las causas modificables de disminución de la fertilidad en muchas parejas que puede evitarse.

La infertilidad


Para una pareja tener un hijo forma parte de los planes de formar una familia, pero muchas veces es difícil de alcanzar. La infertilidad que presentan algunas parejas es un problema que aparece y requiere la consulta con una clínica especializada de fertilidad como forma de superar el problema. Las causas de infertilidad son múltiples y variables en cada individuo, entre las que se destaca el consumo de tabaco, pero no siempre siendo posible la identificación de las mismas.
Existen numerosas técnicas de fertilización de baja y alta complejidad con el objetivo que la pareja supere la dificultad en lograr una concepción eficaz. Dentro de ellas se destaca la fecundación in vitro, que consiste en que la unión del óvulo femenino y el espermatozoide masculino se realiza por parte de un técnico capacitado en el laboratorio. De esta forma se puede realizar y controlar la unión de los gametos buscando los mejores resultados fecundacion in vitro para la pareja.
Luego de realizado el procedimiento se implanta el embrión dentro de la cavidad uterina de la mujer para que pueda llevar adelante su embarazo. Hay que tener en cuenta que es un procedimiento de alta complejidad, que se requiere no sólo de equipamiento de gran última tecnología sino personal técnico muy capacitado para la realización del procedimiento. La elección de la clínica para combatir la infertilidad es de vital importancia para contar con las máximas garantías en la calidad del procedimiento, entre las que se destaca, el Instituto Valenciano de Infertilidad.

Los beneficios del deporte


Muchas técnicas son buenas para dejar de fumar, desde la determinación personal hasta los grupos de auto ayuda hasta la práctica de deportes. Los beneficios del deporte están ampliamente demostrados como forma de contribuir a prevenir una gran cantidad de enfermedades, especialmente disminuyendo los factores de riesgo cardiovasculares.

El deporte además de mejorar el funcionamiento del corazón y de los vasos sanguíneos, previniendo infartos y otros problemas cardíacos, puede contribuir a dejar de fumar. Lo habitual es que los fumadores no realicen deportes porque su capacidad aeróbica está reducida, en general tolerando mal la actividad física si la misma se extiende. El ejercicio tanto al aire libre como en nuestra propia casa con cintas de correr puede ser un factor que contribuya a disminuir la ansiedad en las personas que están dejando de fumar. Además de contribuir a bajar el nivel de estrés por la abstinencia a la nicotina que dura algunos días, también contribuye a bajar el riesgo de problemas cardíacos que ha incrementado las sustancias tóxicas del tabaco.
No importa si los primeros días se comienza con pocos minutos al día en la práctica del deporte, el mismo se podría ir incrementando de forma paulatina según la adaptación de la persona. No hay que comenzar con largas jornadas de deportes durante las primeras semanas. Solamente con 15 minutos diarios es suficiente para incrementar, hasta llegar luego de un mes a una hora diaria. En el caso de las personas que no todos los días puedan dedicarle tiempo a su ejercitación física, se puede practicar tres veces a la semana, pero no se recomienda una frecuencia menor.
No siempre el deporte se tiene que realizar de forma corrida, siendo necesario detenerse, según un estudio que presenta wikipedia los beneficios son acumulativos, así que no hay que dejar de practicar un deporte por lo menos algunos minutos cada día. Los beneficios del deporte en nuestra calidad de vida se identificarán al poco tiempo de iniciado.

Combatir el sobrepeso


Una excusa frecuente para no dejar de fumar es el aumento de peso. En algunos casos las personas que dejan la adicción suelen ganar algunos kilos de peso extra, pero se debe a cambios en su comportamiento.

La ansiedad es un de los problemas principales que suelen presentar las personas, que lo enfocan en la comida. Para evitar este problema, se debe valorar la situación en cada caso, teniendo en cuenta que la reduccion de estomagopuede llegar a ser una situación posible en las personas muy obesas que desean dejar de fumar. Hay que tener en cuenta que tanto el tabaquismo como la obesidad o el sobrepeso constituyen factores de riesgo demostrados de presentar enfermedades cardio vasculares, como accidentes vasculares encefálicos o infartos de corazón. Al igual que el abandono del tabaquismo, el descenso de peso permite purificar tu cuerpo, contribuyendo a que se eliminen todas aquellas sustancias potencialmente tóxicas.
No somos conscientes del grado en que afectan las distintas sustancias nuestro organismo, aumenta el riesgo de aparición de patologías. Debemos comprender la relación vital y saludable con nuestro entorno para vivir de forma más plena. Dejar de fumar, bajar de peso, hacer ejercicio, combatir el sedentarismo y comer saludablemente son los primeros pasos en este camino hacia la salud plena.

Disminuir la ansiedad

Una de las principales inquietudes de las personas que están dejando de fumar es como manejar la ansiedad. La misma está presente en algunas personas según su estilo de vida además de la dinámica laboral y familiar.

El cigarro es utilizado frecuentemente para disminuir la ansiedad, pero contrariamente a lo que se cree, el mismo aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la tensión del cuerpo. Un problema de la ansiedad es que muchas personas que están en el proceso de dejar de fumar se enfocan en la comida, lo que les produce un aumento de peso no deseado. Para esta situación la persona debe aprender como se hace la gelatina, ya que es un alimento que contribuye a la saciedad con un mínimo aporte de calorías. La gelatina ocupa un lugar destacado en todas aquellas personas que buscan perder peso o mantenerse en su peso actual.
Es una alternativa válida para combatir la ansiedad que desemboca en ingerir mayor cantidad de alimentos, frente a esta situación comer un porción de gelatina contribuye ampliamente. Dentro de las ventajas en el uso de la gelatina para disminuir la ansiedad es que puede combinarse con otros alimentos bajos en calorías como frutas de estación, de esta forma podremos mantenernos en el peso adecuado en el proceso para dejar de fumar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *