Deliciosa receta de pollo al ajillo frito

María Fernandez
María Fernandez

El pollo al ajillo es muy sencillo de realizar, es una receta famosa solo que pocas personas le conocen con este nombre, lo que quiere decir que quizás ya hallas realizado este menú y no tienes ni idea. El pollo al ajillo frito es una variante del plato tradicional que resulta muy apetitosa probar, es ideal para ser acompañado por una ensalada cruda. Si eres de las personas que nunca han preparado este platillo, te invito a seguir paso a paso la receta de esta suculenta comida.

Ingredientes a utilizar en el plato

Atrévete a probar esta deliciosa receta en un almuerzo lleno de sabor y textura, el menú posee grandes ventajas y algunas de ellas es la sencillez y facilidad de preparación, requiere de pocos ingredientes para realizarlo y se constituye una comida ideal para los niños que odian los aliños y verduras. A continuación, te listo los componentes de la receta:

  • 1 kilo de pollo troceado.
  • 1 cabeza de ajo mediana.
  • Vinagre blanco.
  • 7 cucharadas de harina.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta negra al gusto.
  • Aceite de oliva.

Preparación del Pollo al Ajillo Frito

Para realizar esta receta primero es importante preparar el pollo lo mejor posible, de esta manera aseguraremos el éxito del plato. Puedes optar por comprar el pollo ya listo o arreglarlo en casa, quitándole la grasa, la piel y picándolo en trozos pequeños. Hay personas que prefieren ciertas piezas del pollo para realizar esta receta; algunos se inclinan por la pechuga de pollo porque no tiene huesos y se puede picar fácilmente y otros por los muslos.

Cualquiera que sea la pieza de pollo que elijas es totalmente valido, ya que la receta se basa en la preparación del pollo, no en la pieza que vas a cocinar.

  1. Luego de haber lavado y picado la carne, debes cercarlo, colocarlo en un tazón, sazonarlo con la sal, pimienta y unos 3 dientes de ajo además deberás agregar las 7 cucharadas de harina a fin de que el pollo quede cubierto totalmente.
  2. Deja a un lado la preparación y pon a calentar el aceite en una cacerola grande para evitar que el aceite chispee y llene toda la cocina, asimismo mientras más hondo y grande sea el sarten, más cantidad de pollo podrás freír y se cocinara mucho mejor.
  3. Cuando el aceite este bien caliente, sumerge los ajos restantes debidamente pisados y espera que se doren completamente. Posterior a esto, retíralos y deja en un plato que más adelante los utilizaremos.
  4. En el mismo aceite donde freímos los ajos coloca las piezas de pollo a cocinar bien por todos los lados; recuerda que la duración de esta parte va a depender de las piezas que elegiste, si optaste por muslos u otra parte que contenga huesos es posibles que dure unos 30 minutos o más friéndose, por el contrario, si usas trozos de pechuga deshuesada quizás tarde 20 minutos o menos. Mientras el pollo se fríe ve dando vueltas por los lados para que se valla cociendo por dentro y quede en su punto, ni quemado y seco, pero tampoco crudo.
  5. Finalmente, cuando hallas terminado de freír el pollo, retira el exceso de aceite, añade los ajos que se frieron al principio de la receta, coloca un chorrito de vinagre y deja a fuego lento hasta consumirse todo. Esto para crear un poco de salsa, de esta manera el pollo quedara jugoso y apetecible.

Es aconsejable que esta receta se sirva al instante de ser terminada, para poder ingerir el menú fresco, caliente con todos los sabores activos y concentrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *