Dieta para bajar de peso en una semana

María Fernandez
María Fernandez

Existen numerosas razones para que una persona quiera bajar de peso en una cantidad de tiempo reducida.

Por lo general, las más frecuentes están vinculadas con algún evento especial al que hay que asistir, la llegada del verano, la necesidad de ponerse el traje de baño o simplemente el deseo de verse bien sin la necesidad de hacer demasiados sacrificios.

A pesar de que siempre hacemos hincapié en la enorme importancia de adquirir hábitos saludables que permitan adelgazar y mantener la línea con el correr del tiempo, en este caso en particular ofreceremos una solución para quienes, por algún motivo determinado, desean perder rápidamente los kilos de más.

Se trata de una dieta tan breve como efectiva, la cual resulta excelente para emplear en el corto plazo. Es importante considerar que los resultados obtenidos con este régimen alimentario se deben mantener con ejercicio y evitando los excesos con determinadas comidas.

¡Toma nota de esta práctica dieta y no dejes de poner manos a la obra!

Antes que nada, cabe señalar que para tener éxito en esta dieta se necesita de un gran compromiso. Es importante considerar que, como el régimen en cuestión dura tan sólo una semana, resulta primordial seguir al pie de la letra todos los consejos que brindaremos.

Sin más nada que agregar, he aquí los tips que debes seguir para perder peso en tan sólo siete días:

  • Primer día
    Desayuno: Dos rebanadas de melón o de ananá, una tostada integral con dulce de fruta sin azúcar  y una infusión sin leche.
    Almuerzo: Porción magra de pollo acompañada con abundante ensalada verde.
    Cena: Sopa baja en calorías de tu sabor preferido.
  • Segundo día
    Desayuno:
     Yogur descremado con una taza de cereales integrales.
    Almuerzo: Pescado a la plancha con limón, acompañado con ensalada de lechuga, tomate y zanahoria.
    Cena: Arroz integral con verduras al vapor.
  • Tercer día
    Desayuno:
     Frutas con una rebanada de pan con dulce bajo en calorías. Suma también una taza de té verde.
    Almuerzo: Ensalada de atún o caballa, acompañada con tomate, albahaca y lechuga.
    Cena: Porción de queso descremado acompañada con una abundante taza de infusión con leche.

Las jornadas siguientes sólo tienes que repetir los menúes antes mencionados. Es importante acompañar esta dieta con varios litros de agua por día (al menos dos o tres), sin dejar de mencionar que es posible consumir sopas sin calorías o barras de cereal light en el caso de que tengas hambre entre las comidas.

Además, si combinas esta alimentación con una buena rutina de ejercicios físicos, seguramente te sorprenderás con los resultados.

¡Éxitos! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *