Dionisio, Dios del Vino y Libertador de los Griegos

Fue uno de los últimos Dioses en ingresar al Olimpo también se dice que fue el más joven de todos, Dionisio es el Dios de la vid, la vendimia y el vino, inspirador de la locura ritual, el éxtasis y el teatro. Es considerado un personaje importante de la mitología griega por ser hijo del Dios principal Zeus y de Sémele quien no era una Diosa, era una mujer mortal hija del rey Cadmo de Tebas. Zeus fulminó a su amante tras haberle suplicado que se mostrara en su mayor potencia ante ella. Sémele Dudaba de la identidad de Zeus después de haberle confesado a su criada (sin saber que se trataba de Hera disfrazada) que el hijo que llevaba en su vientre era de Zeus quien la visitaba secretamente, así Hera sembró la duda a Sémele de que no se tratara del verdadero Dios de Dioses.

Antes de fulminar a Sémele, Zeus arrebató de su vientre un niño fruto de su amor, lo incrustó en uno de sus muslos y al cumplirse el proceso de gestación de una de las piernas de Zeus, nace el Dios Dionisio. Para evitar que Hera asesinara al pequeño Dios, por pedido de Zeus fue entregado a Hermes, y este, confió su crianza al rey Atamante y su esposa Ino; dos mortales familiares de Hermes que criaron a Dionisio como si fuera mujer para engañar a Hera, quien de igual forma lo descubrió y Zeus vuelve para transformarlo en cabrito y llevárselo.

Para considerarse un Dios entre los demás Olímpicos Dionisio tuvo que ganárselo, ya que este, no le resulta un lugar que automáticamente le corresponde como es el caso de otros Dioses. Dionisio era un Dios viajero que tiene una serie de aventuras a lo largo de su trayecto, hasta que logró ser un Dios Olímpico. Era el dios de la viña y el éxtasis místico provocado por el vino, también posee cierto poder sobre la locura. Antes de adquirir esa posibilidad de infundir esa locura, Dionisio la sufrió, pero no se trataba de una locura placentera, esta locura que sufría estaba provocada por Hera su enemiga. De este estado terrible Dionisio sale con grandes esfuerzos gracias a la Diosa Cibeles que lo cuida y protege enseñándole todas las posibilidades de la vid, los viñedos y las uvas que a su vez el transmite a los hombres.

Para algunos su origen proviene de Asia Menor, otros, dicen que tracia o frigia. El Dios del Vino siempre aparece en los textos como: el Dios que llega tarde, el Dios Extranjero o el Dios Perturbador. El Dios del Vino se convertía en distintas figuras de animales que evocan la fuerza del instinto como el macho cabrído y la fascinación erótica de la sensualidad como los felinos.

Son muchas las historias originadas por esta posibilidad que tenia Dionisio de Infundir la locura, se dice que el Rey Licurgo intentó atraparlo para entregarlo a Hera y Dionisio furioso, infunde la locura en él. El rey Licurgo fuera de sus cabales con su propia espada creía cortar una vid; la planta de Dionisio, y cortó su propia pierna después, las dos piernas de su hijo, Dionisio lanzó una maldición de sequia mientras Licurgo viviera y su pueblo lo descuartizó para que Dionisio levantara la maldición.