El aceite de oliva y el omega 3

María Fernandez
María Fernandez

El aceite de oliva y el omega 3 están estrictamente ligados entre sí ya que el aceite de oliva es una gran fuente de ácidos grasos, ya sean poli insaturados o mono insaturados, entre los que se encuentra el ácido graso omega 3 que tantos beneficios produce para la salud.

No en vano el aceite de oliva es la principal fuente vegetal de Omega 3, y es que en la dieta mediterránea este aceite juega un papel fundamental, sobre todo el aceite virgen extra ya que contiene una gran cantidad de antioxidantes y otras sustancias saludables que no puede fabricar el organismo humano de forma natural, muchas de las cuales ayudan a prevenir ciertas enfermedades, en concreto aquellas cardiovasculares.

Y es que las lipoproteínas encontradas en los distintos ácidos grasos del aceite de oliva y el omega 3 son más resistentes al desgaste, previniendo su oxidación e inflamación, y por tanto previene enfermedades de tipo inflamatorias, como la arterioesclerosis y la arterioesclerosis múltiple.

Pero los beneficios del aceite de oliva y el omega 3 no quedan ahí, ya que también ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre de forma significativa y previene por ende diferentes trastornos derivados como pueden ser la obesidad o la diabetes.

Así que pese a lo que nos quieran hacer creer actualmente en una sociedad tan superficial, las grasas son también importantes para su organismo. En el caso del aceite de oliva y el omega 3 tenemos un ejemplo claro de ello y, de hecho, su importancia es tal que los dietistas y médicos especializados recomiendan una ingesta diaria de entre 3 y 6 cucharadas, ya sea para cocinar como para aliñar, sirviendo como complemento a un gran número de alimentos (ensaladas, panes, patatas, aliños de pastas…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *