El omega 3 contra la depresión

María Fernandez
María Fernandez

Si te sientes apatía, desgana, estrés o tu ánimo decae, puede ser que estés pasando por una depresión ligera. Existe un tipo de depresión que surge cuando alguien no está expuesta al suficiente sol. Si trabajas en las noches, o en tu país hay época de poco sol, es natural que padezcas esta típica depresión. No se sabe muy bien el origen de esta enfermedad, pero por ello no es más importante.

El omega 3 tiene su función en este tipo de casos. Los ácidos grasos provenientes de este nutriente ayudan a complementar ciertas sustancias en el cuerpo que podrían estar haciéndonos falta, como por ejemplo la glucosa. La glucosa es la fuente de energía que requiere el cerebro para estar en su estado óptimo. Si sientes que te dispersas con facilidad o que no puedes concentrarte, puedes empezar a comer alimentos como el pescado azul, ricos en omega 3.

No está demás decir que el omega 3 también protege el buen funcionamiento de las células. Las células transportan la energía por nuestro cuerpo; quizás debido a esta leve depresión sientas que no tienes fuerzas. Sin embargo, una gran ayuda para ello es el omega 3. Esto te ayudará a que no haya una fuga de energía en las células mientras se reparte por todo tu cuerpo, y así puedas aprovecharla al máximo.

A veces tu cuerpo no desempeña todas las funciones como debería. Los antioxidantes son lo mejor para aumentar el rendimiento en tu cuerpo debido a que ayudan a una mejor circulación en la sangre. La cantidad correcta de oxígeno para que te sientas bien pronto comenzará a fluir por tus vasos sanguíneos si decides ingerir omega 3. Pero recuerda que nada es bueno en exceso. Una o dos porciones semanales de pescado es suficiente para tener la cantidad óptima de omega 3 en el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *