Flamenquín con patatas

María Fernandez
María Fernandez

Flamenquín con patatas

Esta deliciosa receta es muy famosa en la ciudad de Córdova. Se destaca por su exquisito sabor y por ser un excelente aperitivo. Puedes comer Flamenquín con patatas para el desayuno o la cena y acompañarlo con unas ricas patatas, tal como te enseñaremos a continuación. Por su delicioso sabor, seguro querrás compartirla con otras personas.

Por ese motivo es que decidimos dedicar esta preparación a la familia y al compartir entre amigo. Así que esta receta está diseñada para 4 comensales, que son esas personas con quienes deseas pasar un momento diferente y divertido. O simplemente para comer algo delicioso. ¡Comer algo ameno nunca está de más!

Ingredientes

Para los flamenquines

  • 4 filetes de jamón fresco aproximadamente 20 y 25 cm de largo.
  • 4 lonchas de jamón ibérico o, en su preferencia, jamón serrano.
  • Aceite de oliva virgen extra, lo suficiente para freír
  • Sal y pimienta negra al gusto

Para el rebozado

  • 200 g. de pan rallado
  • 100 g. de harina de trigo
  • 2 huevos grandes

Como acompañante

  • 4 patatas medianas (una por persona)

Datos de interés

Dato 1: Las tierras andaluzas nos enseñan esta entrañable receta, con la que podrás deleitar a otros con un delicioso platillo que se une a las provincias de Córdoba y Jaén. Especialmente en esta última provincia, donde el flamenquín tiene su mayor presencia. El nombre de este platillo se origina a que es de forma alargada y tiene apariencia de pata de flamenco e incluso su color se asemeja a este hermoso animal.

Dato 2: Los flamenquines originales tienen un tamaño entre 20 y 30 centímetros de largo. No obstante, puedes prepararlos del tamaño que desees. Sin embargo, debes tomar en cuenta que mientras más largos son, menos manejables te van a resultar para ponerlos a freír.

Dato 3: Como la base fundamental de la receta es el jamón, es muy importante que le pidas al carnicero que los corte lo más fino posible. Eso hará que sea mucho más manejable el momento de darle vuelta y hacer la forma del flamenquín. Si queda demasiado grueso, se complicará un poco. Sin embargo, si ves que los han cortado un poco gruesos, puedes aplicar el truco de colocarlo entre dos láminas de papel film y golpearlos con una maza.

Preparación paso a paso

Paso 1: El orden de los factores sí altera el producto

Para la suma y la multiplicación el orden de los factores no altera el producto. Pero, aunque estamos sumando ingredientes, en este caso la regla es todo lo contrario. Es evidente que si colocas el relleno primero, todo se puede alterar. Por lo que debes usar primero los filetes de jamón fresco de 20 a 25 centímetros, el tamaño que más te agrade.

Luego debes agregar las lonchas de jamón serrano. Un dato extra que debes conocer es que cuando antes de enrollar los flamenquines, puedes recortar las esquinas o las salientes de las piezas. Esto hará que el flamenquín sea uniforme e ideal para enrollar. Ahora es momento de salpimentar cada uno de los filetes. No hay una cantidad determinada, puedes salpimentar al gusto que desees.

Paso 2: Enrollar

Una vez que has salpimentado los filetes, debes extenderlos sobre una superficie plana o una tabla, donde colocarás una loncha de jamón en una de las partes. Es ahí cuando debes ir enrollando con mucho cuidado hasta que se vaya formando un rulo. La idea es que el jamón serrano quede bien atrapado en el interior del flamenquín. Este procedimiento es el mismo que debes aplicar con el resto de los filetes.

Paso 3: Apretar las puntas

Para que el flamenquín no se abra, debes aplicar un truco de cocina. Al cerrar cada flamenquín, debes apretar las puntas. Es decir, la parte que finaliza cada pliegue y de esta manera no se abrirán al momento de freírlos.

Paso 4: Calentar el aceite

Vierte en un sartén abundante aceite de oliva, mientras continúas el resto de la preparación.

Paso 5: Rebozar los flamenquines

Para esto vas a hacer uso de 3 platos. En uno vas a colocar la harina, en otro el huevo batido y en el último plato colocarás el pan rallado. Vas a pasar los enrollados en ese mismo orden. Primero por la harina, luego por el huevo escurriendo el exceso de clara y después por el pan rallado. Para que el flamenquín quede perfecto con toda la superficie cubierta, debes darle un repaso y de esta manera el rebosado quedará completo.

Paso 5: Freír

¡Ahora sí! Es momento de usar ese aceite que habías puesto a calentar a fuego alto. El secreto es colocar primero el pliegue donde está el final y luego el otro. Una vez que hayan dorado completamente, están listos. Trata de que no duren mucho tiempo al fuego para que la carne quede jugosa. Reserva los flamenquines sobre papel absorbente, mientras preparamos la guarnición.

Paso 6: Guarnición con papas

La guarnición o el acompañante lo puedes hacer de dos maneras. A mí me gusta la segunda que te mencionaré. La primera es con papas fritas y salsa de tomate, la preferida por los niños. La segunda forma de acompañar los flamenquines es con papas sancochadas con queso crema o crema de leche. ¡Buenísimo, súper sencillo y delicioso!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *