Hestia

Es una Diosa de la mitología griega hija de Cronos y Rea encargada de mantener encendida la llama del hogar en el Olimpo, tras la asignación de los confines del mundo la diosa era tentada por Afrodita para que tuviera un devaneo amoroso, al igual que era frecuentemente acortejada por Apolo y Poseidón, fue entonces que decidió ser virgen para nunca generar problemas entre los Dioses. Zeus le correspondió cediéndole ser la primera en recibir las ofrendas en los banquetes, incluso antes que él, donde se le sacrificaban terneras con menos de un año de vida haciendo referencia a su virginidad.

La Diosa del hogar no intervenía en disputas divinas y como protectora del fuego que da calor y vida en el Olimpo, rara vez salía de su morada, de hecho, era muy visitada por Hermes quien era su sobrino favorito. Hestia era una deidad que se mostraba ante los demás muy pacifica y fue por ella que Dionisio fue aceptado en el consejo de los doce Dioses, ocupando el lugar que la Diosa le cedió, para que se fortaleciera como un Dios Olímpico, a la vez que ella solo se encargaba de proteger la llama del hogar.

La Diosa fue salvada por un asno que la despertó con un rebuzno evitando que Priapo la violara, desde entonces, estos animales son sus favoritos y en sus festividades eran vestidos con guirnaldas en agradecimiento.

Vesta: Equivalente de la Mitología Romana

Al igual que Hestia su función principal se basaba en tener encendida la llama que da calidez, amor e iluminación a las viviendas. Vesta era su trasunta Romana hija de Saturno y Ops la celebraban en un culto llamado Vestalia que perduró hasta el fin del paganismo, donde sus seguidores asistían pidiendo la protección de sus hogares. Vesta se destaca de una manera más notable en los relatos de la mitología acerca de la fundación de Roma, dice la leyenda que Rea Silvia era hija de Numitor, pero el hermano de su padre Amulio, la obligó a convertirse en una virgen Vestal (sacerdotisa consagrada a la Diosa Vesta), la joven accedió pero fue violada por el Dios Marte quedando embarazada de gemelos.

Cuando Amulio se entero de lo sucedido se enfureció bastante y ordenó a un siervo la tarea de asesinar a sus sobrinos y enterrar viva a Rea Silvia. La Diosa Vesta, intervino ablandando el corazón del siervo a quien se le encargo dicha tarea, dejando a los gemelos con una loba que los amamantó en Tiber y Rea Silvia fue rescatada por el Dios del rio antes de morir. Cuando los gemelos Romulo y Remo crecieron se vengaron de Amulio y restablecieron en el trono a Numitor, su abuelo, convirtiéndose de esta forma en los fundadores de Roma, y Rea Silvia en una de las seis Vestales. Otra Vestal era Aemilia quien se encargaba de mantener encendido el fuego sagrado del templo de la Diosa Vesta, donde había un total de seis vestales vírgenes, hermosas y de padres reconocidos.