Integrando disciplinas en el Poker

María Fernandez
María Fernandez

Como decíamos anteriormente, la habilidad mental para jugar al póker es un factor de medular importancia para el correcto desempeño en el mismo.

Pero no solo la habilidad es necesaria ya que son muchos los atributos que debe presentar aquel aspirante que pretenda seriamente ingresar en el apasionante mundo de los jugadores profesionales de póker.

La capacidad de manejar correctamente los tiempos y las expresiones faciales también determinará el grado de su éxito en una partida o en un torneo. Por otro lado, también es necesario e imprescindible mantener un manejo apropiado de sus reglas, sus términos y su historia. Pero más allá de eso y como tema de fondo, el concepto mismo de la integralidad, es un factor de trascendental importancia al momento de jugar.

Por esto hablaremos a continuación, de la integración de disciplinas, lo que de ser aplicado correctamente, representará una clara ventaja sobre aquellos jugadores que no manejen el mencionado aspecto.

Cuando decimos integrar disciplinas hablamos de casos, como por ejemplo el billar, donde es importante tener un buen manejo de una disciplina externa como la física o la matemática a fin de poder calcular determinadas carambolas y otros pormenores del juego mismo.

En el caso particular del póker, una disciplina que perfectamente se puede integrar para sacar mayor provecho de nuestras jugadas, es lo que se conoce como apuestas deportivas. Si bien en una primera lectura, éste concepto parece bastante traído de los cabellos, no lo es, ya que existen varios puntos de conexión entre los mismos cuyo manejo nos será de gran utilidad en muchas ocasiones. Por ejemplo, el hecho de encontrar una EV provechosa mediante el ajustado y calibrado sistemático de las probabilidades de éxito resulta igual para una determinada mano de póker, como para un partido de fútbol, como para uno de baloncesto o tenis.

Otro ejemplo que vale la pena adaptar y cotejar entre las dos disciplinas es el hecho de tener una viva capacidad de escoger con acierto la posibilidad de ingresar o no a hacer apuestas sobre determinado evento deportivo del cual no se tiene la información necesaria, es equivalente en el póker a abstenerse a pagar por ver si los pronósticos más elementales se hallan en nuestra contra o de hacer apuestas riesgosas en posesión de naipes miserables o ruinosos. De modo que la siguiente vez que tome asiento para jugar una partida de póker, recuerde que para ser un buen jugador no solo es necesario saber mucho de Póker.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *