La arritmia cardiaca

María Fernandez
María Fernandez

LA ARRITMIA CARDIACA, ¿QUÉ ES?

La arritmia cardiaca, tal como su propio nombre indica, consiste en la alteración del ritmo cardiaco normal.

Normalmente la frecuencia cardiaca se encuentra en el intervalo de los 60 a 100 latidos por minuto, las arritmias afectan esta frecuencia junto con el ritmo del corazón llevándolo hasta unos 100 latidos por minuto e incluso más.

Por debajo de los 60 latidos por minuto se le conoce a la frecuencia cardiaca como bradicardia y por encima de estos, taquicardia.

Sin embargo, las arritmias cardiacas no solo se pueden establecer como taquicardia y bradicardia, adicionalmente existen varios tipos de ellas que requieren tratamientos específicos para devolver la frecuencia cardiaca a sus valores normales.

Estas arritmias también se diferencian en cuanto a sus síntomas, pudiendo ser poco graves hasta las que cambian la vida de la persona que la porta.

Las arritmias se producen tanto en los ventrículos como en la aurícula y tienden a acelerar (taquiarritmia) o enlentecer (braquiarrirmia) el funcionamiento del sistema circulatorio.

Las arritmias también pueden ser de origen fisiológico, es decir, que cambian su ritmo dependiendo de diferentes estímulos a los que se somete el organismo. Un ejemplo de esto es el ejercitarse.

¿CÓMO COMIENZAN LAS ARRITMIAS?

Normalmente nuestro corazón se contrae y expande a un ritmo constante y síncrono. Estas contracciones se producen gracias a pequeños impulsos eléctricos que se dan lugar en la aurícula, luego de esto llega al ventrículo y se convierte en un latido.

Lo que hace la arritmia es impedir el desarrollo normal de los latidos ya que afecta a la aurícula, afectando así el ritmo y la sincronización.

Existen múltiples factores que pueden desencadenar arritmias, los más frecuentes son enfermedades del corazón, el consumo de un fármaco que afecte negativamente nuestro corazón, enfermedad de tiroides y anemia.

¿CÓMO SABER SI PADEZCO ARRITMIA?

Se pueden presentar diferentes síntomas que van desde leves molestias a paros cardiacos.

Los síntomas que se presentan con más frecuencia son los siguientes:

  • Palpitaciones: Son periodos en los que el pacientes “siente” sus latidos con gran fuerza. También pueden aparecer por ansiedad.
  • Mareos y desmayos
  • Cansancio y sensación de falta de aire

TRATAMIENTO PARA LAS ARRITMIAS CARDIACAS.

Normalmente las arritmias se tratan cuando el médico especialista estima que existe un riesgo elevado de presentar otros problemas derivados, como puede ser la insuficiencia cardiaca, poder llegar a sufrir derrame cerebral o un paro cardiaco.

Los tratamientos para las arritmias suelen ser a base de medicamentos, o por procedimientos médicos por medio de cirugías.

MEDICINAS PARA LAS ARRITMIAS.

Es habitual la utilización de medicamentos para relajar los corazones que laten demasiado rápido, cuyas medicinas se les conoce por el nombre de medicamentos antiarritmicos.

Estos medicamentos persiguen el convertir un ritmo cardiaco anormal en un ritmo cardiaco uniforme y normal, para que el corazón lata de manera sana y regular

También será necesario tener en cuenta que los medicamentos también pueden controlar otros problemas de salud posibles causantes de las arritmias como las enfermedades coronarias o las de tiroides.

TRATAMIENTOS MÉDICOS QUIRÚRGICOS.

Algunas arritmias solo se pueden mejorar por medio de una operación quirúrgica.

Entre las más comunes están la implantación de un marcapasos, el bypass coronario y la ablación por catéter.

El marcapasos es un pequeño dispositivo que normalmente se pone bajo la piel con unos pequeños sensores para controlar la actividad anormal del corazón.

Cuando el marcapasos detecta que el corazón tiene un ritmo anormal, envía unos pequeños impulsos eléctricos al corazón con el objeto de hacer que los latidos vuelvan a la normalidad y tenga una frecuencia cardiaca normal.

El bypass coronario es una operación quirúrgica con el objeto de hacer una revascularización coronaria para mejorar el flujo de la sangre en el corazón con la que evitar las posibles arritmias.

Por último, la ablación por catéter tiene por objetivo destruir pequeñas zonas de tejido cardiaco donde se suelen iniciar las arritmias.

Para ello se inserta un pequeño tubo en un vaso sanguíneo, normalmente en la ingle, por el cual se inserta la guía que va destruyendo esos tejidos cardiacos que inician los anormales ritmos cardiacos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *