La dieta cetogénica y la dieta Pronokal

María Fernandez
María Fernandez

En vista de que existe algo de desconocimiento respecto a este tipo de dietas y la importancia que tienen para la salud, me he decidido escribir, como puse en el título, sobre la dieta cetogénica y la dieta Pronokal.

Todos los alimentos que comúnmente consumimos presentan al menos dos de los tres tipos de macronutrientes esenciales conocidos como hidratos de carbono (carbohidratos), grasas y proteínas. La presencia de estos macronutrientes varía de un tipo de alimento a otro.

En algunas ocasiones puede suceder que el alimento consumido carezca de uno de estos pero afortunadamente la alimentación variada nos permite asegurarle a nuestro organismo el consumo de estos macronutrientes que le resultan bastante importantes para su correcto funcionamiento, aunque siempre que falte uno, el mismo cuerpo puede tomar otro para transformarlo en el que le hace falta.

Ante la carencia de hidratos de carbono, alimento de nuestras neuronas, el organismo procesa la grasa acumulada en busca de crear un alimento bastante similar para las neuronas. En este proceso en lugar de quemar las grasas, el cuerpo oxida parcialmente las grasas generando los cuerpos cetónicos que son consumidos por el cerebro como sustitutos de la glucosa faltante. A su vez los cuerpos cetónicos tienen la característica de crear la sensación de saciedad.

Es de este proceso que buscan aprovecharse las denominadas dietas cetogénicas, que como su nombre sugiere, buscan crear la creación de cuerpos cetónicos o simplemente inducen al organismo a la cetosis. Dentro de las dietas cetogénicas se encuentra el método Pronokal.

Los responsables señalan que en el método Pronokal el cuerpo debe entrar en cetosis para iniciar la rápida pérdida de peso que hizo famosa a esta dieta. Aunque no todas las dietas cetogénicas se llevan de la misma manera siempre buscarán generar cetosis.

Al decidir llevar el método Pronokal, el médico tratante te realiza unos análisis al comenzar con la dieta y cada pocas semanas vuelve a repetir estos mismos análisis para asegurarse de que tu cuerpo no está reaccionando de manera distinta a la esperada y si puedes continuar con el método.

La producción de cuerpos cetónicos implica el incremento de úrea que es eliminada por la orina y a través del aliento, es a esto que se debe el problema de halitosis en los que siguen esta dieta. La recomendación es el consumo de grandes cantidades de agua no sólo para combatir el mal aliento, sino para aliviar en algo el excesivo trabajo al que están siendo sometidos los riñones.

Si te sientes tentado a seguir una de estas dietas cetogénicas, lo más recomendable es que sigas una que tenga supervisión médica, más que nada por los riesgos que implica el estar en prolongados periodos de cetosis. De todas, la dieta Pronokal es la única que te brinda supervisión médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *