La importancia de hacer vacío en el aire acondicionado

María Fernandez
María Fernandez

La mayoría de los técnicos desconocen lo letal que puede ser para el sistema y la calidad del servicio el no hacer o no realizar correctamente el vacío en el aire acondicionado, esto es en muchas circunstancias porque no conocen las fallas graves que puede producir el equipo después de su puesta en funcionamiento, lo que conlleva a que se tenga que regresar en varias oportunidades por fallas en el mismo, tales fallas pueden llegar a ser muy serias y costosas ya sea por un cambio de compresor, como la compra de un nuevo equipo de aire acondicionado.

¿Qué es lo que ocurre si no se hace vacío en el aire acondicionado?

Cuando no se hace el vacío lo primero que sucede es que se tienen la existencia de gases no condensables en el circuito junto con el mismo aire que pueden ocasionar problemas que a nuestros ojos son invisibles pero perjudicar gravemente la efectividad del aire acondicionado. Estos problemas son los siguientes:

  • Que la temperatura suba más de lo debido en la zona de alta presión del sistema frigorífico.
  • La válvula de descarga del compresor puede calentarse más de lo normal.
  • Que se formen partículas orgánicas que puedan acabar con la vida útil del compresor.

Otros 2 de los problemas ligados a las consecuencias de no hacer vacío al aire acondicionado en su instalación es la aparición de humedad en el equipo, algo muy repetitivo sobre todo en preinstalaciones que no fueron realizadas correctamente y que puede ocasionar los siguientes problemas:

  • Si presenta humedad dentro de la estructura del aire acondicionado esto puede ocasionar inconvenientes en el compresor, debido a que el compresor no comprime las gotas de humedad; por lo que es capaz de crear deformidades y fracturas en las partes más débiles de este, como los pistones o bielas.
  • Nieve dentro del circuito frigorífico. Las gotitas de agua que posiblemente se depositen como residuo dentro del circuito frigorífico por no realizar un vacío, junto con la baja temperatura del gas refrigerante que se esparce en su interior, puede hacer que estas gotas terminen congelándose creando pequeños trozos de hielo y obstruyendo algunas partes fundamentales del aire acondicionado tales como los capilares y las válvulas de expansión.

¿Pero, y si en nuestro circuito se juntan los dos problemas?

Cuando en el circuito frigorífico se acopla dentro de él, humedad y aire atrapados internamente y un gas refrigerante a base de flúor o cloro, se establece la situación perfecta para la generación de un efecto de hidrólisis químico.

De tal composición y dependiendo del tipo de gas empleado en la instalación se obtienen ácidos clorhídricos y/o ácidos fluorhídricos, al igual que el lodo en el equipo que es perjudicial para los compresores herméticos y semi-herméticos, ya que produce irregularidades precipitadas en los motores eléctricos que se encuentran en su interior, dañando el barniz aislante del mismo, hasta el punto de averiar el compresor por derivación a tierra.

Entonces, ¿cómo hacer vacío al aire acondicionado correctamente?

Antes que cualquier otra cosa, lo primero y más importante que se debe tener en cuenta es que un vacío bien hecho se ha de realizar con la propia bomba de vacío y jamás con el compresor de la máquina, ya que esto causaría problemas al mismo y se estaría agravando aún más este problema.

Para llevar a cabo de forma correcta un vacío a la instalación del aire acondicionado, es fundamental tener una bomba de vacío apropiada para el tipo de instalación y la potencia de refrigeración del sistema en la que se desea realizar la operación, dado que en una instalación doméstica no se debe emplear una bomba de vacío industrial ni viceversa, puesto que se podría pasar de la cuenta o no se llegaría a las óptimas condiciones de vacío a las que se quiere llegar.

El vacuómetro es otra herramienta muy importante al momento de medir la calidad del vacío y la elaboración de éste, debido a que medirá con más eficiencia que un manómetro si el vacío se ha ejecutado correctamente (por lo general, los manómetros no pueden medir las micras de vacío), en la actualidad y sobre todo con la existencia del aceite polioléster (POE), la utilización del vacuómetro ha sido de gran importancia para conseguir un vacío realizado correctamente.

Pasos a seguir para hacer un correcto vacío al circuito frigorífico con la triple evacuación

Pese a que éste es el mejor procedimiento para llevar a cabo un vacío de forma apropiada, no es necesario hacerlo siempre de este modo, debido a que si la instalación es muy simple (ya sea la de instalación aire acondicionado split o conductos domésticos), se han reunido los materiales de instalación (tubería de cobre) en un lugar limpio, seco y con los extremos cerrados herméticamente y se finaliza en ese momento de efectuar toda la instalación, no se corre ningún riesgo de que en la instalación puedan quedar residuos de humedad, por lo que llevar a cabo un vacío simple sería suficiente.

En cambio, si la instalación tiene indicios de humedad, ha quedado al aire libre o se ha hecho una instalación sobre otra preinstalación existente y se observa que la misma no está en perfectas condiciones, sí se aconseja efectuar todo el proceso.

Esta triple evacuación consta de 3 etapas:

Etapa 1

  • Coloca en contacto la bomba de vacío al circuito frigorífico en las dos líneas (alta y baja presión).
  • Ahora debes poner en funcionamiento la bomba de vacío.
  • Suspende el vacío cuando se obtenga la lectura de 800 milibares de vacío.
  • Al romper el vacío con nitrógeno, debes presurizar el sistema a presión de timbre y luego esperar entre 30 y 60 minutos.
  • Y por último, suelta el nitrógeno.

Etapa 2

  • Vuelve a poner en funcionamiento la bomba de vacío.
  • Detén la bomba de vacío cuando se vea una lectura de 800 milibares de presión de vacío.
  • Rompe el vacío con nitrógeno y presurizar el sistema nuevamente durante 30 o 60 minutos.
  • Suelta el nitrógeno.

Etapa 3

  • Pon en marcha la bomba de vacío una vez más.
  • Detenla cuando la lectura sea de 500 o 250 milibares, dependiendo del tipo de lubricante que esté siendo utilizado durante la instalación *.
  • Rompe el vacío con el gas refrigerante nuevamente (si la unidad exterior ya posee gas, abre la llave de servicio, si hay que añadirle el gas, descarta este paso y salta al siguiente).
  • Por último, carga de gas en estado líquido el circuito (se añade el gas si la unidad ya tenía el refrigerante en su interior y de ser necesario, debes cargar de gas completamente si la unidad exterior no contiene gas).

*500 milibares si se está trabajando con aceite mineral o aceite poliolester (POE).

*250 milibares si se está trabajando con polialquilenglicoles (PAG).

Qué ocurre cuando se hace el vacío al sistema del aire acondicionado

Al conectar y encender la bomba de vacío a la instalación, se está suprimiendo todo el aire que podría tener el circuito frigorífico, eso es lo más claro, lo que sí suele ser poco conocido es que este vacío además de disminuir la presión en el interior del circuito, también modifica el punto de ebullición del agua (humedad), lo que conlleva a que ésta hierva y se evapore a temperatura ambiente, tal evaporación de la humedad permite que la bomba de vacío absorba tales vapores y los expulse al exterior para su eliminación total, por lo que logra secar el circuito interno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *