La vida de BOB MARLEY

María Fernandez
María Fernandez

El famoso cantante que revolucionó y cambió para siempre el rumbo de la música, también se destacó por otras dotes y habilidades que tal vez desconocías. La voz del reggae de todos los tiempos dejó su legado con la fundación que su familia mantiene para seguir cosechando ese amor por la música y los mensajes de amor y paz.

Ascendencia:

A pesar de que Robert Nesta Marley Booker defendió la condición igualitaria de las razas por medio de su música y su protesta su padre Norval Marley era un hombre caucásico de rasgos ingleses con los ojos con la misma forma que heredó su hijo, aunque de origen jamaiquino, sus abuelos paternos eran de procedencia inglesa. Sin embargo esta razón dio como resultado que los rasgos de el bien conocido Bob fueran mulatos y no tuviera rasgos y facciones negras, esto fue la causa de la discriminación racial desde su corta edad.

Debilidades por las curvas:

Su única esposa legal, Rita Anderson, tras la muerte de Bob Marley escribió una biografía con críticas bastante fuertes contra el cantante. Al parecer el resentimiento de esta mujer se debía a las infidelidades del artista y la condición de precariedad en que la mantuvo mientras vivió a su lado. En su libro afirma que el artista la dejó para irse a vivir en una mansión en Kingston con varias de las mujeres que conforman una larga lista dejando una numerosa descendencia:

Sharon Marley, hija de Rita Anderson concebida antes de casarse con el famoso.

Ziggy Marley, hijo del matrimonio con de Rita Anderson.

Stephen Marley, hijo de Rita Anderson y Bob

Cedella Marley, también con Rita Anderson

Nicola Marley, con Sheryl Murray.

Robbie, hijo de una novia que tuvo en Trench Town, Lucille Pat Williams.

Rohan Marley, hijo de Janet Hunt. Quien al crecer se convirtió en marido de Lauryn Hill.

Karen Marley, en Londres hija de una inglesa llamada Janet Bowen.

Stephanie Marley, hija reconocida de Bob y actual abogada de la familia Marley.

Julian Marley, hijo de una jamaiquina nacida en Barbados.

Kymani Marley, hijo de Anita Bellnavis, campeona de pinpong.

Damian Marley, hijo de la casi Miss Mundo Cindy Breakspeare.

Makeda Marley, con Yvette Crinchton.

Sumando una lista de 13 hijos para completar la enorme familia y legado que dejó el cantante para nada ejemplar su vida amorosa y malos hábitos, ha sido muy polemizada la postura ante este ícono ya que ridiculizó la religión rastafari y es por ello que ha recibido muchas críticas aunque para su país de origen lo defienden puesto que se convirtió en una inmortal estrella que mantiene vigente la fanaticada con amor a su música y a desencadenado centenares de nuevas bandas y agrupaciones que siguen el género.

Su otra pasión:

Sus más cercanos amigos lo apodaron “Tuff Gong” (piedra volcánica) por su rapidez y fuerza, era amante del fútbol y tenía muy buena figura pues le gustaba jugar al balompié inclusi minutos antes de sus conciertos con su grupo The Waillers, según una declaración reciente de Alan Skill Cole, quien fue su manager y una estrella del fútbol jamaiquino, quién dijo “A Bob le gustaba ser centro delantero o volante creativo. Una vez jugamos juntos en el National Stadium de Jamaica y para él fue cumplir un sueño. Incluso en la entrada del estadio se levantó una estatua en su honor”. Lo que nadie sabe es que su sentencia de muerte fue jugar este deporte ya que una lesión causada en si pie le desencadenó un tumor que le acarreó la muerte.

Tal vez no sabías que…

A pesar de ser una de las más grandes estrellas de la fama con su estrella en el paseo de la fama en Hollywood y considerado por BBC Noticias online como el tercer artista de todos los tiempos por debajo de Bob Dylan y John Lennon jamás recibió un Grammy.

El día que Marley murió fue enterrado con su tan querida guitarra roja marca Fender Stratocaster a la que llamaba Gibson Les Paul, una pelota de fútbol y un cogollo de marihuana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *