Las propiedades del Omega 3

María Fernandez
María Fernandez

Los ácidos grasos Omega 3 son un tipo de grasa poliinsaturada esencial para el cuerpo y deben ser obtenidos a través de los alimentos, ya que el cuerpo no puede producirlos por sí solo. Al igual que el omega 6 son insaturados ya que tienen doble enlace entre átomos de carbono en la molécula.

Existen tres tipos de ácidos grasos omega 3:

– El ácido alfa-linolénico (ALA): se encuentra principalmente en las semillas de la planta de aceite. Los más importantes son las semillas de lino y aceite de linaza en especial. Otras plantas ricas en este componente son las semillas de canola de soja, las nueces, etc.

– El ácido eicosapentaenoico (EPA): se encuentra principalmente en los aceites de pescado aceitoso y leche. Hay rastros de ella en la verdolaga.

– El ácido docosahexaenoico (DHA): Se encuentra principalmente en los aceites de pescado aceitoso y algunas algas microscópicas.

El cuerpo necesita los ácidos grasos omega 3 para que funcione correctamente. Entre sus principales funciones del ácido linolénico son los siguientes:

– La formación de las membranas celulares.

– La formación de hormonas.

– El buen funcionamiento del sistema inmune.

– La correcta formación de la retina.

– El funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas.

Estudios llevados a cabo en Japón, un país con una dieta a base de pescado, rico en ácidos grasos omega 3, arrojó que el pueblo de esta nación tiene una tasa de enfermedades circulatorias muy baja. Por otra parte, estudios realizados entre los esquimales de Groenlandia concluyó que su dieta, basada en el pescado azul o carne de foca, que se alimenta principalmente de pescado azul, era la razón por la cual este pueblo tenga una muy baja tasa de ataques cardíacos.

Se ha comprobado que el consumo de alimentos ricos en ácido linolénico o complemento que contengan este principio rebaja los triglicéridos, reduce el colesterol, previene la formación de coágulos sanguíneos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria disminuyendo la presión arterial. En general, se fluidifica la sangre protegiendo al cuerpo contra los ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, angina de pecho, enfermedad de Raynaud, etc.

Por otra parte, este papel cardioprotector también se ve reforzada por la capacidad de estos aceites para aumentar la potencia de transmisión del músculo del corazón y mantener un ritmo regular en la prevención de enfermedades tales como arritmias.

La inclusión de alimentos o suplementos ricos en este componente sirve para proteger al cuerpo contra ciertos tipos de cáncer, especialmente el cáncer de colon, cáncer de próstata y cáncer de mama. También pueden reducir los tumores y prevenir el crecimiento de células cancerosas. Igualmente evitan la aparición de metástasis en otras partes del cuerpo. En el cáncer de mama, estos ácidos inhiben la acción de los estrógenos que son responsables para el desarrollo de tumores en los senos.

Asimismo se ha encontrado que los ácidos grasos omega 3 tienen propiedades anti-inflamatorias para las enfermedades de las articulaciones. Así que la comida, especialmente los suplementos, puede ser muy adecuado para reducir la hinchazón y aliviar el dolor en enfermedades tales como la artritis reumatoide, psoriasis y lupus.

El uso de suplementos que contienen ácidos grasos omega 3 puede ser una alternativa natural al tratamiento convencional para la artritis reumatoide. Parece que este componente aumenta los niveles de prostaglandinas PG3, que tienen propiedades anti-inflamatorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *