Mi aire acondicionado se congela, ¿Por qué?

María Fernandez
María Fernandez

La congelación de un aire acondicionado no es evidencia del funcionamiento óptimo de este: por el contrario, un bajo rendimiento del climatizador, lejos de transportarnos al Polo Norte, reducirá nuestra experiencia climática a una molesta capa escarchada que solo limitará nuestro descanso; por tanto, ¡tenemos un asunto que resolver! Pero veamos, continuemos indagando al respecto.

¿Por qué se congela el aire acondicionado?

Advertir que un aire acondicionado se congela o produce hielo, resulta muy común. Al observar las unidades (interior y exterior) que componen estas máquinas, es posible determinar, si en efecto, la productividad del equipo es la esperada. Pese a que el artefacto puede verse afectado en ambas unidades, resulta más notorio si se produce un desgaste en la unidad interior si disponemos de un equipo en el hogar. Aun cuando los cambios en su funcionamiento no ocurran de manera frecuente, esta es la sección que se encuentra más próxima y nos permite una mayor visibilidad de lo que ocurre dentro de la máquina.

Vamos a ver los síntomas de por qué un aire acondicionado se congela

En primer lugar, es necesario considerar algunas señales que suelen indicarnos posibles fallas en el funcionamiento de nuestro equipo, para de este modo, establecer cuál o cuáles son las repercusiones de dichas fallas, así pues, la zona perjudicada. Al establecer una relación entre daño y área dañada, podremos intervenir de forma correcta para la solución del problema. La congelación de un aire acondicionado resulta habitual con respecto a otros desperfectos. Sin embargo, esta y demás averías se manifiestan a través de los signos siguientes:

Mi aire acondicionado no tira suficiente aire:

Si la cantidad de aire que atraviesa el radiador interior es insuficiente, es evidente que la circulación del aire en todo el sistema es mínima. Las máquinas refrigerantes reutilizan el aire concentrado en el espacio que ocupan; es decir, del lugar en el que han sido dispuestos. La acumulación de partículas del aire reutilizado, puede ocasionar la obstrucción del intercambiador interno, y por ende, la congelación de la superficie, impidiendo de esta forma tanto el ingreso como la propulsión del mismo en el equipo, provocando la aparición de pequeños bloques de hielo.

Mi aire acondicionado tira hielo o agua:

Los sistemas de refrigeración se convierten en pequeños depósitos de hielo y agua cuando se congelan media o totalmente. Los bloques de hielo se resquebrajan y entran a la zona en la que se ubica el ventilador interior, provocando que las hélices despidan parte de este hielo por la ventana del climatizador, que al derretirse, genera goteos y filtraciones.

Mi aire acondicionado tira agua por el interior:

Los aires acondicionados, como lo hemos explicado en párrafos anteriores, generan escarcha o hielo producto de la congelación. Este último, si se fractura, se concentra en la unidad interior y se desprende desde las aspas del ventilador, pero los bloques de hielo al descongelarse acumulan el agua que se deposita en la unidad. El climatizador necesita deshacerse de esta agua, sobre todo si se trata de una medida considerable: En este caso, el equipo desprende el líquido frío, que antes se encontraba en estado sólido debido a la congelación, a través de la ventana, puesto que se ha acumulado en la parte central de la unidad interna, cercana a los filtros.

Mi aire acondicionado calienta poco o calienta unos minutos, otros no y así continuamente:

La unidad exterior del aire acondicionado también tiende a congelarse cuando se encuentra en modo bomba de calor. La formación de bloques de hielo en equipos Split, por ejemplo, resulta menos perceptible, pues estos aparatos cuentan con una función que se encarga de descongelar el sistema (defrost en inglés); por tanto, no observaremos inmediatamente si esta unidad se cubre de escarcha, y la probabilidad de que notemos que ocurre este helamiento, es menor por cuanto se ubica fuera, y está menos accesible.

Ruido en la unidad interior:

En reiteradas ocasiones podríamos escuchar fuertes sonidos indicándonos que al utilizar la función descongelante el hielo comienza a derretirse, pero es posible que se trate de todo lo contrario: el ruido también constituye un signo de que las unidades comienzan a congelarse, y que el flujo de aire disminuye de forma progresiva en el equipo.

La congelación del aire acondicionado suele asociarse a una disminución del flujo de agua en la unidad interna, pero no es la única razón por la que ocurre esta filtración. Lee detenidamente y podrás seguir aclarando tus dudas con respecto al tema.

¿Por qué tira agua el aire acondicionado por el interior?

Muy bien. Hemos definido con claridad bajo qué condiciones es probable que un aire acondicionado se congele, tomando en cuenta algunas señales relacionadas con el actual desempeño de nuestro equipo. Ahora, es conveniente preguntarnos cuál es el motivo por el que un aire acondicionado se convertiría en una masa de hielo y en una fuente de agua. Reparemos en esto a continuación.

Causas por las que un aire acondicionado tira hielo o se congela

Dependiendo del estado en el que se encuentre la máquina, podríamos suponer que esto ocurriese debido a una falta de mantenimiento, pero el deterioro en alguna de las secciones del climatizador también impedirá una adecuada circulación del aire. En este apartado enunciaremos las principales causas (graves o superficiales) de tal hecho.

Filtros sucios:

La limpieza de los filtros es fundamental y debe realizarse de manera constante. Los residuos que se acumulan en los filtros obstruyen el paso del aire frío por las ventanas. Mantenerlos aseados es una forma de evitar la congelación.

Intercambiador interior sucio:

Un mantenimiento insuficiente del intercambiador también producirá congelación en las unidades de la máquina. Un radiador sucio afectará la correcta circulación del aire, por lo que siempre deben mantenerse limpios los filtros que reciben las partículas de polvo a las que se expone el climatizador al utilizarse, como lo mencionamos en el apartado anterior.

El ventilador interior funciona mal o está extremadamente sucio:

Para solucionar este inconveniente es aconsejable llamar al servicio técnico. Una manipulación inadecuada de nuestro equipo podría generar que reforcemos el problema. La limpieza de las aspas del ventilador es una tarea más compleja, aunque puede realizarse superficialmente si se trata de un aparato de uso doméstico.

Falta de gas:

Este es uno de los problemas más comunes y por los que el servicio técnico es consultado cada vez con mayor insistencia. La falta de gas, debido a un mantenimiento pobre del equipo o a un deterioro de la estructura (agujeros en los conductos por los cuales circula el refrigerante, etcétera) dará lugar a una congelación excesiva del climatizador. La temperatura de evaporación es proporcional al nivel del presión del gas, por lo que, si se disminuye la temperatura de evaporación, también disminuirá la presión del refrigerante, afectando la unidad interior que se congelará posteriormente. La unidad exterior también podría congelarse al encontrarse en modo bomba de calor, por lo que se requerirá la reparación de la fuga y un mantenimiento periódico del climatizador. No se recomienda la inyección de gas si no se han evaluado con anterioridad las condiciones del equipo.

El ventilador de la unidad exterior no funciona o le falta ventilación:

Es posible que el intercambiador exterior se congele si el ventilador exterior está deteriorado, y ello perjudicará aun más su funcionamiento, especialmente mientras se encuentre ajustado en modo bomba de calor. Este tipo de daño, así como un bajo suministro de corriente desde el circuito electrónico, afecta considerablemente el desempeño del artefacto. Si ubicamos con exactitud cuál es el área afectada y corregimos el problema, podremos evitar la congelación. Para casos como estos, el servicio técnico será nuestro mejor aliado.

Intercambiador exterior muy sucio:

Hemos visto cómo una unidad en modo bomba de calor está más propensa a congelarse. La limpieza de los intercambiadores, en definitiva, es muy importante para un buen funcionamiento de nuestro aire acondicionado. Ambos intercambiadores –interno y externo- pueden sufrir el embate de la congelación, independientemente de su función en el sistema.

Al enfrentar las circunstancias que han sido evaluadas mediante ejemplos, es decir, aquellas en las cuales sea preciso emplear procedimientos, sencillos y complejos, para dar solución a diversas contingencias relacionadas con el funcionamiento de aparatos domésticos, debemos tomar en cuenta el nivel de dificultad que la situación supone. Para todos los casos no resulta necesario contratar al servicio técnico: si nuestro equipo necesita mantenimiento y limpieza, es probable que podamos solventar este inconveniente sin mayor dificultad. Sin embargo, si no disponemos de los recursos y los conocimientos requeridos para operar estos artefactos, consultemos a un profesional debidamente capacitado; recordemos que la prudencia también previene gastos y molestas en tiempos de crisis. De igual manera te invitamos a revisar un artículo que puede motivarte a conocer un poco mejor cómo funcionan los aires acondicionados, el uso y ubicación de los filtros, así como la limpieza adecuada de los mismos.

¿Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado?

¿Tu aire acondicionado requiere de gas? Te recomendamos leer el listado de posibles indicadores que pueden ayudarte a distinguir si debes suministrar refrigerante a tu climatizador; no obstante, concluimos que la limpieza de los filtros del aire acondicionado también es muy importante para confirmar este diagnóstico. El resumen que te mostramos a continuación te servirá como guía para realizar el procedimiento sin grandes inconvenientes, para al mismo tiempo, determinar si es necesario aplicar gas cuando el equipo comience a congelarse:

1 – Apague el equipo y proceda a la limpieza de los filtros con sumo cuidado, removiendo el polvo adherido a las rendijas.

2 – Verifique si el aparato se encuentra en modo bomba de calor y comience a limpiar los intercambiadores -exterior e interior- respectivamente.

3 – Una mejor circulación del aire vendrá precedida por la limpieza del ventilador interno.

4 – En caso de un congelamiento reiterado, sobre todo si la presencia de hielo es excesiva, llame al servicio técnico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *