Pollo al ajillo con frutos secos

María Fernandez
María Fernandez

Las preparaciones base son todas aquellas que constan de ingredientes básicos en la cocina, que al fusionarse realzan los sabores de otros componentes del plato, y, además, otorgan un gusto al paladar característico, un ejemplo de esto es el pollo al ajillo con frutos secos.

Por lo general, en todo el mundo, las preparaciones al ajillo son muy conocidas, puesto que es una base que se puede combinar con múltiples proteínas y guarniciones, sin dejar mal al chef que lo preparó, los platillos al ajillo siempre dan en el clavo.

El pollo al ajillo con frutos secos consiste entonces en el pollo como proteína estrella del plato, condimentado y cocinado a base de ajo y una salsa que puede variar dependiendo de la ciudad donde se encuentre, algunas más espesas que otras.

Las guarniciones del pollo al ajillo con frutos secos por lo general se enfocan en las patatas, sin embargo, este plato se puede acompañar muy bien con arroz, plátano u otro carbohidrato.

De acuerdo con las múltiples recetas que se encuentran de este platillo, existe un punto de coincidencia en todos, y es que tiene un origen español arraigado a las costumbres europeas, los frutos secos son un complemento que además de aportarle un sabor y una textura diferente, aporta nutrientes y grasas sanas.

La cultura española tiende a utilizar mucho la preparación “al ajillo” como base de múltiples recetas, por eso, esta preparación tiene muchas variantes en la preparación y en los ingredientes, generando fusión de sabores característicos de esta región.

Para preparar el pollo al ajillo con frutos secos se necesitan muy pocos ingredientes:

  • Dos pechugas de pollo
  • 50gr de nueces
  • 50gr de almendras
  • 50gr de maní
  • 50gr de piñones
  • 70gr de aceite
  • 250ml de vino blanco
  • 250ml de caldo de pollo
  • 5 dientes de ajo (se pueden utilizar hasta 8 dientes de ajo)
  • Sal y pimienta al gusto
  • 3gr de tomillo
  • 15gr de harina (opcional)
  • 50gr de frutos secos varios para decorar

De acuerdo con los ingredientes, lo primero que se debe proceder para preparar el pollo al ajillo con frutos secos es picar las pechugas de pollo en dados de un tamaño regular. Si se prefiere incorporar las partes enteras del pollo (muslo, alas, etc.), se deben limpiar muy bien.

Se pelan los ajos, y se cortan en brunoise, en este momento si se desea añadir más sabor a la receta se puede incorporar media cebolla pequeña cortada igualmente. Se coloca el aceite en una sartén o cacerola que distribuya bien el calor, esperar a que caliente e incorporar el ajo, cocinar por unos 2 minutos.

Luego que los ajos estén dorados y hayan desprendido su sabor característico al aceite, se agregan los frutos secos, se dejan cocinar por 5 minutos y se agregan los cubos de pollo previamente sazonados con la sal, la pimienta y el tomillo, se cocinan hasta que estén ligeramente dorados.

En ese momento, se debe agregar el vino blanco con cuidado, esperar a que el alcohol se evapore y luego incorporar el caldo de pollo, cocinar hasta que alcance el punto de ebullición (aproximadamente 10 minutos), hasta que el líquido se reduzca y se forme una salsa ligera.

Si se desea que la salsa quede un poco más espesa y consistente, separar un poco del caldo de pollo, diluir la harina, y cuando la cocción rompa hervor, incorporar esa mezcla, dejar que espese y retirar del fuego.

Al servirlo se acompaña de cualquier guarnición acorde, y se decorar con los frutos secos adicionales, estos le aportan una textura adicional al plato.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *