Pollo al ajillo con vinagre de manzana

María Fernandez
María Fernandez

El pollo al ajillo es un plato tradicional en la cocina española, realmente es muy común encontrar este tipo de platillo en bares como aperitivos y en la carta de restaurantes alrededor del mundo.

La sencillez en su preparación y la forma en que es realizado es muy variada pero ninguna tiene nada que envidiarle a la otra. Esta receta se considera como una de las más económicas y ricas dentro de la gastronomía, se ajusta al paladar de aquellos comensales más exigentes.

El pollo como proteína e ingrediente principal, es en su mayoría el preferido para la realización de platillos únicos desde un estilo tradicional hasta en la gastronomía con la más alta exigencia culinaria sin perder su esencia característica.

Ingredientes para preparar pollo al ajillo con vinagre de manzana para 4 o 6 comensales:

  • 1 pollo troceado
  • 50 gramos de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 vaso de vino blanco o 100 gramos del mismo
  • 1/2 vaso de vinagre de manzana o en su defecto 50 gramos del mismo
  • Sal y pimienta al gusto
  • 250cc de aceite para freír el pollo
  • 1 hoja de laurel

Preparación:

Paso 1:

Colocar el pollo en un bol y agregar 1 cabeza de ajo picada en rodajas grandes, si es de su elección puede utilizar menor cantidad de ajos. Esto dependerá de su gusto y criterio.

Paso 2:

Añadir sal y pimienta al gusto a la preparación, 50 gramos de aceite de oliva extra virgen y mezclar muy bien para incorporar cada uno de los ingredientes.

Paso 3:

Después de haber incorporado todos los ingredientes al pollo, es necesario taparlo para dejarlo reposar y macerar por al menos 4 horas en la nevera antes de llevarlo al fuego. Si realiza el proceso durante la mañana y desea prepararlo para la noche, el pollo estará mucho mejor macerado y con los aromas más definidos.

Paso 4:

Colocar 250 cc de aceite en una sartén y dejarlo calentar entre 2 a 5 minutos para luego añadir el pollo reservando los ajos y el aceite de oliva de la maceración previa. Dentro de este paso, es necesario que la cocción se realice a fuego medio para dorar y sellar el pollo lo necesario sin que este pierda su jugosidad en el interior.

Paso 5:

Al tener el pollo un color ligeramente dorado, se procederá a incorporar los ajos y el aceite de oliva extra virgen que se habían utilizados en el primer paso para la maceración del pollo, dejar dorar los ajos por un periodo de 10 minutos.

Paso 6:

Cuando los ajos ya estén a punto se procederá a añadir ½ vaso de vinagre de manzana y 1 vaso de vino blanco. Se comprueba la sal, de ser necesario agregar un poco más al gusto y se coloca 1 hoja de laurel. Dejarlo cocinar hasta que se consuma todo el exceso de líquido, teniendo como resultado una salsa relativamente espesa gracias al proceso de reducción que se llevó a cabo.

Esta receta ha sido ideada gracias a las propiedades que posee el vinagre de manzana. Ya que este al aumentar las enzimas en el organismo ayuda a eliminar bacterias regulando los ácidos estomacales y facilitando la digestión. De este modo puede eliminar problemas de estreñimiento y enfermedades hepáticas que puedan estar presente, infecciones e incluso la presión arterial.

Como característica principal de esta receta, es que puede ser servida así, sin acompañantes. Pero si es de su elección, no estaría demás decorar el plato con una ensalada muy ligera de lechugas y tomates que le brinden color y mucha más estructura al plato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *