Pollo al ajillo e hierbas

María Fernandez
María Fernandez

La intensidad en sabores que ofrecen las hierbas son un ingrediente, por lo general de poco uso, pero con recetas sencillas se pueden hacer grandes cosas que de seguro dejaran un muy buen sabor de boca.

Las recetas creadas e ideadas con el uso del pollo como ingrediente principal siempre han sido capaces de superar las expectativas. Para nadie es un secreto que esta proteína es por demás la más utilizada por excelencia en un sin número de hogares. Su costo es muy por debajo en comparación de otro tipo de aves que puedan encontrarse en el mercado.

El pollo al ajillo es un plato sumamente tradicional en la cocina española, pero el aromatizarlo con hierbas y sobre todo con ajo, hacen que este producto se convierta en el experiencia en degustación culinaria por excelencia. Lo que hace resaltar mucho más este tipo de platillos, es el color uniforme entre blanco y ligeramente dorado que capta la atención de los comensales.

Ingredientes:

  • 1 Pollo en trozos sin piel
  • 6 dientes de ajo grandes
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • 1 hoja de laurel
  • Sal y pimienta al gusto
  • 10 gramos de tomillo molido
  • 10 gramos de perejil
  • 1 vaso de vino blanco

Preparación:

Paso 1:

En primer lugar debe salpimentarse el pollo para luego pasarlo por un poquito de harina y así evitar el exceso de la misma.

Paso 2:

Después de tener todo el pollo enharinado, es necesario colocar 50 gramos de aceite de oliva en una sartén onda o cazuela lo suficientemente amplia para proceder ir colocando cada ingrediente.

Paso 3:

Con la sartén y el aceite previamente calentado, es indispensable colocar los 6 ajos que han sido picados en tres partes. Si lo quiere de forma diferente, puede picarlo en rodajas más menudas, todo según sea su gusto. Al hacerlos más menudos, debe cuidarse la cocción ya que no es necesario que estén tan cocidos a la hora de agregar el pollo a la preparación. La intención es solo dorarlos y luego extraerlos de la sartén y reservarlos para utilizarlos más adelante en el proceso de preparación.

Paso 4:

Freír el pollo hasta dorarlo ligeramente por 15 o 20 minutos a fuego medio, después de este tiempo, deberá extraerse el exceso de aceite sin retirar el pollo del fuego.

Paso 5:

Incorporar los ajos que se han reservados previamente añadiendo 1 vaso de vino blanco. Debe dejarse por al menos 2 minutos para que se evapore por completo el alcohol del mismo.

Paso 6:

Transcurrido los 2 minutos de reducción del vino, se procede a colocar los 10 gramos de tomillo, espolvoreando equitativamente aunado a los 10 gramos de perejil y la hoja de laurel.

Paso 7:

El proceso de reducción y cocción final será de 20 minutos a fuego muy lento para que la receta esté completamente lista para ser servida.

Las guarniciones serán según el gusto y las preferencias de cada uno. El pollo al ajillo e hierbas puede ser acompañado con una ensalada mixta sencilla o si lo prefiere con un puré de patatas que es ideal como acompañante del platillo. En algunos casos se puede ver como se ajusta perfectamente al arroz, hace que este luzca entre las hierbas y el aroma tan singular que le brindan al pollo dentro de la receta.

Una opción puede ser solo patatas al vapor aderezadas con una ligera salsa elaborada es base a mantequilla y perejil para brindar mucho más auge a la preparación del pollo al ajillo. Si desea resaltar el pollo entonces se recomienda el uso de vegetales y pimientos de diversos colores que den vistosidad al patillo sin perder la esencia de la receta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *