Pollo al ajillo fácil de hacer

María Fernandez
María Fernandez

En España las tradiciones se tienen desde hace muchos años, y la gastronomía no se escapa de ello, por esta razón, tienen platos básicos con sabores realmente sencillos pero que realzan los ingredientes de toda la preparación. Un ejemplo de la cocina básica es el pollo al ajillo fácil de hacer.

Se trata de una preparación que no tiene más de diez ingredientes, por lo que resulta además de fácil de preparar, sumamente económico, puesto que son ingredientes del uso diario en las comidas españolas.

El sabor de “al ajillo” es característico de esta región, puesto que es una base casi para cualquier tipo de proteína: pollo, pescado, mariscos, etc., y con todos resulta de una combinación exquisita que no pasa desapercibida en una comida.

Los acompañantes del pollo al ajillo fácil de hacer varían de acuerdo al gusto de la persona, ya que es un platillo que se puede acompañar con cualquier tipo de carbohidrato, sin perder la esencia del mismo.

De la misma manera, es una receta que tiene múltiples modificaciones, es decir, que es una receta básica muy versátil a la que se le pueden añadir más ingredientes, brindándole al plato más sabores, texturas y colores que solo busquen resaltar la preparación principal.

El pollo al ajillo fácil de hacer para dos personas solo consta de siete ingredientes, esta receta se puede modificar de acuerdo al número de comensales. Se necesita entonces:

  • 2 pechugas de pollo
  • 75ml de aceite vegetal
  • 200ml de vino blanco
  • 200ml de caldo de pollo
  • 5 dientes de ajo (si se desea un sabor más pronunciado incorporar de 6 a 8 dientes de ajo)
  • Sal y pimienta al gusto

Esta preparación consiste en fusionar el sabor característico del ajo con el del pollo, creando una salsa ligera básica que acompaña a la proteína.

Lo primero que se debe hacer es cortar las pechugas de pollo en cubos, si se desean incorporar las partes del pollo completo, también se puede ejecutar. Se sazona con sal y pimienta al gusto y se reserva. Si se desea, se le puede incorporar unos 5gr de tomillo o romero para complementar los sabores.

Se pelan los ajos y se cortan en brunoise, es decir, en pequeños cubos de dimensiones similares. Se coloca una sartén al fuego medio y se agrega el aceite para que éste se caliente, se agregan los ajos y se saltean por unos tres a cinco minutos.

En ese momento, se incorporar el pollo y se deja dorar por unos 5 minutos más. Se añade el vino blanco y se cocina hasta que se haya evaporado todo el alcohol, en ese punto, se incorpora el caldo de pollo el cual se puede sustituir por agua también si no se tiene.

Cuando haya alcanzado el punto de ebullición, se baja la llama a fuego bajo y el pollo se deja cocinar hasta que todo el líquido se reduzca casi por completo, aproximadamente unos 15 a 18 minutos. Se debe dejar una salsa ligera que conserve todos los sabores de la preparación.

Para el emplatado de este platillo se sirve el pollo con un poco de la salsa al ajillo, y se acompaña con la guarnición de su preferencia, pueden ser patatas, arroz, entre otros.

Se puede decorar el pollo con unas dos ramitas de perejil finamente picadas para realzar los colores del plato con un toque verde.

Como se puede notar en la receta, el pollo al ajillo fácil de hacer es una receta básica y sencilla que todos pueden realizar en casa para que sean la estrella de la reunión.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *