¿Qué pasa con los inmuebles en una separación de bienes?

María Fernandez
María Fernandez

Cuando existe un bien inmueble que se encuentra hipotecado nos preguntamos qué pasaría si se diera una separación de bienes, a quien le quedaría esta propiedad y quien debería de seguir pagando la hipoteca y podríamos decir que si la pareja tiene hijos ambos deben encargarse del pago de la hipoteca hasta que los hijos se conviertan en mayores de edad, aunque la mayoría de veces se acuerda que cuando sucede la separación de bienes quien se quede con los hijos es quien se quedara con la vivienda y quien se hará cargo del pago de la hipoteca.

Si una propiedad inmueble se ha terminado de pagar por una persona antes de haber contraído matrimonio su cónyuge no podrá tomar posesión de dicha propiedad durante la separación de bienes aun así estén casados por medio de bienes mancomunados.

Si en cambio un bien inmueble no ha sido pagado totalmente antes de que una persona contraiga matrimonio con otra, se convertirá en parte del cónyuge en un cierto porcentaje tomando en cuenta lo que cada uno haya aportado, si este es el caso al darse la separación de bienes la pareja puede y está en todo su derecho de exigir esa parte como compensación.

En el caso de que se haya conciliado el acto matrimonial por medio del régimen de bienes mancomunados, el valor del inmueble se dividirá en partes iguales para los dos cónyuges, al momento de que se decida llegar al punto del divorcio, se aconseja para realizar más fácilmente las cosas que un cónyuge le transfiera recompensando económicamente al otro cónyuge la parte que le pertenecía del inmueble para evitar así tener que venderlo para dividir el monto de venta en ambos, si el cónyuge que quede propietario del inmueble lo decide así, puede dejar que su pareja siga viviendo solamente como usuario en la vivienda.

En el caso de que ambos cónyuges decidan que seguirán siendo ambos los dueños del inmueble para evitar tramites, la persona que se quede viviendo con los hijos en el inmueble debe deducir de la vivienda un impuesto en relación a las desgravaciones, por otro lado el cónyuge que decide marcharse de la vivienda y vivir alquilando otra, también tiene el derecho de hacerlo siempre y cuando siga siendo propietario del inmueble, a esto también se le puede llamar deducción por alquiler.

Una situación que rara vez se ve es cuando ambos cónyuges deciden después de la separación de bienes seguir viviendo dentro del domicilio aunque así ya no sigan siendo marido y mujer, por lo cual pueden seguir gozando de la deducción del IRPF, mientras un juez no haya estado vinculado en el proceso de la separación de bienes.

Otra situación que sucede particularmente es que aparentemente ambos cónyuges viven en el domicilio cuando uno ya no está ahí, esto lo hacen para poder aplicar a las deducciones del IRPF, aunque sea ilegal es usualmente usado aunque si son descubiertos podría ser sancionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *