Recomendaciones y consejos para jugar al Poker

María Fernandez
María Fernandez

Convertirse en un jugador profesional de póker es una ardua tarea la cual es imposible lograr de la noche a la mañana. No existen recetas mágicas para ser un buen jugador, no hay fórmulas milagrosas que puedan superar el poder de la práctica. La práctica aparece en lo más alto del listado de recomendaciones y consejos, por lo que la tarea de descargar un software de póker gratuito, en el que no se ponga en juego dinero real, es una excelente opción para poner en práctica nuestras estrategias y para evacuar nuestras dudas y nuestras inquietudes.

De todos modos, más allá de la practica, existen otros consejos y recomendaciones para mejorar nuestro juego, pero siempre a través de la práctica. Algunos atributos, son de fundamental importancia a la hora de jugar al póker, como lo son el calculo preciso, la frialdad mental y la habilidad de hallar el momento indicado para realizar las diferentes acciones posibles, lo que nos dará una amplia ventaja sobre todo aquel jugador que no posea dichas virtudes.

Otro consejo, que muchas veces, algunos jugadores novatos pasan por alto, es el correcto manejo del Faroleo (alardeo, bluffing).

Éste recurso del juego, es de medular importancia para llevar un juego prolijo y productivo.

Recuerde siempre que el verdadero alardeo, el que es utilitario para nuestro desempeño, es aquel que se realiza con total seguridad y plena confianza, echando mano a la consabida “cara de póker”.

Un error muy recurrente, como decíamos, entre los jugadores principiantes, es el hecho de confundir la utilidad del alardeo, poniéndolo en práctica en momentos equivocados y creyendo, falsamente, que el recurso en si mismo, es capaz de mejorar nuestra imagen en la mesa. No es así. Siempre considere al alardeo como algo que “debemos” hacer, para lograr por medio del manejo de nuestras expresiones y de la seguridad personal, aquello que fue imposible lograr mediante las cartas.

Es por esto que muchos profesionales del póker insisten en comparar al mismo con la sal de mesa, cuya utilización es siempre necesaria, no solo para darle gusto a nuestra comida, sino también porque resulta fundamental para nuestra correcta nutrición, pero al mismo tiempo, es un elemento que nunca, bajo ninguna circunstancia debe ser utilizado en exceso.

De todos modos, recuerde siempre que los mejores aliados de nuestro juego, a parte de la constante práctica, son la frialdad mental, el cálculo preciso y la lectura de los rostros de los competidores así como el cuidado de las expresiones propias. Si usted logra integrar todos éstos factores en una partida, resultará menor la cantidad de suerte que sea necesaria para ganar. Juegue con la cabeza, medite sus acciones y nunca se largue a ciegas en un terreno que no domina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *