Régimen de separación de bienes y gananciales

María Fernandez
María Fernandez

Si se está enamorado suele suceder que estemos pensando en casarnos y algo que la mayoría nos preguntamos es cuál sería la manera más justa de casarnos y si estamos dispuestos a compartir nuestros bienes con nuestra pareja, esta incógnita ha surgido siempre y hay que tomar en cuenta muchos aspectos antes de tomar esta enorme decisión que podría marcar nuestras vidas. Pero es importante que sepan que si sale todo bien, es todo muy bonito pero si sale mal todo suele terminar en una inevitable separación.

Entonces cuando uno se casa, se puede casar por medio de separación de bienes, gananciales o en otro tercer tipo pero que no se usa nunca, en palabras sencillas y resumidas significa que si uno se casa por medio de separación de bienes lo de cada uno es de cada uno en cambio si uno se casa por medio del régimen de gananciales todo es de todos.

Esto quiere decir que si uno contrae matrimonio por medio del régimen de separación de bienes, las propiedades, negocios, sueldos y cualquier capital de un individuo será solamente de él y no tomara parte la otra persona en cambio si uno decide contraer matrimonio por medio del régimen de gananciales todo bien y todas las deudas de cada uno se convertirán en bienes y deudas de ambos, esto quiere decir que se compartirán propiedades, negocios, cuentas bancarias, etc.

Para que este trámite tenga efecto lo tienen que hacer los dos cónyuges, no basta que uno quiera y otro no quiera, si uno quiere y el otro no quiere lo que suele suceder es que se realiza el matrimonio en gananciales.  Este trámite se debe hacer mediante un abogado o notario, al que se le indica que se quieren casar por medio de separación de bienes o si ya están casados también se puede hacer y esto no es divorciarse ni separarse si no que distribuir el patrimonio y las deudas.

Por ejemplo si uno es autónomo y se casa en gananciales, supone que todo es de todos, ahora ese autónomo que no puede pagar las deudas van a responder con el patrimonio personal, que supone, que esa casa que tenía el matrimonio se la van a poder embargar. Si en este mismo ejemplo se toma que una persona se casa por medio de separación de bienes, esto supone que lo de cada uno es de cada uno, cuando esta persona no pueda pagar una deuda y decide pagar por medio de un patrimonio personal, no podrá utilizar una casa que este a nombre del cónyuge, puesto que en el régimen de separación de bienes no se unen los bienes y por lo consiguiente no se puede hacer uso de los que no se encuentren a nombre de uno.

Los bienes se parten por medio de capitulaciones matrimoniales, esto no es más que un documento redactado por el notario en el cual se establece que es lo que se va a repartir cuando se proceda a realizar un divorcio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *