Repelentes para mosquitos

María Fernandez
María Fernandez

SINTÉTICOS VERSUS BOTÁNICOS

Las picaduras de mosquitos son las responsables de ocasionar que cada año, aproximadamente 700 millones de personas a nivel global se enfermen, mientras que se calcula que lamentablemente cada segundo muere un niño en el mundo por las mismas causas.

Entre las principales especies de mosquitos que transmiten enfermedades tenemos: el Aedes spp, que es un trasmisor de la fiebre amarilla, el dengue y la encefalitis japonesa, el Anopheles spp, que es transmisor de la malaria y el Culex spp, que es transmisor de las filariasis  y algunos tipos de encefalitis como la del Nilo Oriental y la de St. Louis.

Por otra parte, la mosca negra o Simulium spp, transmite  la filiarasis, la mosca de establo o Stomoxys spp, puede contagiar la tularemia o carbunco, y la mosca de arena o Phlebotomus spp, transmisora de la leishmaniasis, son especies de moscas que a través de sus picaduras pueden ocasionar enfermedades.

Asimismo, existe una especie de garrapata que se conoce como la Ixodes spp, la cual transmite enfermedades como: la encefalitis veraniega, la borreliosis y la enfermedad de Lyme.

La existencia de mosquitos transmisores de enfermedades que incluso pueden causar la muerte, ha propiciado que a través de la historia de la humanidad se haya tenido la necesidad de elaborar repelentes para contrarrestar las inclemencias de las diversas enfermedades y epidemias que han sido causadas por estos insectos.

De esta forma, en la antigüedad, Herodoto, que también ha sido conocido como el padre de la historia, describió que se utilizaron sustancias que desprendían un olor fuerte, las cuales sirvieron como los primeros repelentes botánicos que se aplicaron en Egipto para ahuyentar a los mosquitos.

Por otra parte, Plinio detalló la forma en la que se implementaron diversos aceites esenciales como: canela, geranio, alcanfor, bergamota, clavo, lavanda, entre otros, cuyas fragancias alejaban a estos incómodos insectos.

Posteriormente, en la Europa del siglo XVI se utilizaron como repelentes de mosquitos el extracto de jugo de tomate crudo, el cáñamo, el extracto de ajo, así como los aceites de oliva y poleo, mientras que en el Caribe se hizo famosa la aplicación de aceite de coco.

El primer repelente que se elaboró fue el aceite de citronella, que se ha comprobado que es muy eficaz si se desea alejar a los mosquitos. Sin embargo, en el año 1952, el DEET (Dietil meta toluamida) se popularizó.

Según estudios realizados, el DEET no únicamente produce mal olor cuando se aplica, sino que a raíz de una serie de investigaciones, también se ha descubierto que provoca efectos adversos en las personas, entre estos es necesario evidenciar que este componente puede dañar las células cerebrales y generar cambios en el comportamiento de las personas.

Esto se debe a que el DEET es un pesticida sintético que, dependiendo del tiempo que dure en el cuerpo el efecto de su aplicación y de la cantidad que la persona utilice, podría afectar de una forma nociva su salud.

En las investigaciones que se realizaron en animales, los cuales estuvieron expuestos al DEET durante un periodo de tiempo prolongado, se observó la forma en la que se produjo la muerte de sus células cerebrales.

Por otra parte, el DEET también puede ocasionar trastornos del sistema nervioso central, mutaciones del material genético, dolores en las articulaciones, fatiga, así como problemas reproductivos y bien cabe resaltar que en una pesquisa adicional se evidenció que el 15% de este componente puede ser absorbido a través de la piel.

También es importante tomar en cuenta que el planeta no queda exento de sufrir repercusiones en vista de que los repelentes sintéticos forman parte de los agentes contaminantes a nivel global porque algunos  pueden durar hasta 10 años para descomponerse. Asimismo, el componente DEET se ha vuelto parte de la cadena alimenticia debido al contacto que existe entre este y los suelos.

Estos productos que sirven para mantener alejados a los mosquitos, han sido elaborados en diferentes modalidades y presentaciones entre las cuales tenemos: vaporizados, roll-on, cremas, lociones, toallitas impregnadas, entre otros, que aunque no matan a los insectos, los mantienen alejados de la zona en la que se aplican.

Cabe mencionar que el efecto protector de los repelentes depende del porcentaje de concentración del componente DEET que los productos tengan, el cual variará según sus características particulares.

Por lo tanto, el efecto de un repelente para mosquitos que contenga el 10 % de concentración de DEET puede durar aproximadamente de 2 a 3 horas, mientras que uno con el 25%, protege a una persona por un promedio de 6 horas.

De igual forma, es pertinente acotar que el competente DEET no debe aplicarse en niños menores de 2 meses y que en los mayores a esta edad, es recomendable que utilicen productos con un porcentaje de concentración que no sea mayor al 30%.

Debido a lo antes mencionado, entre las recomendaciones que un usuario de este tipo de repelentes en específico debe considerar se encuentran principalmente las siguientes:

  • Revisa la etiqueta del producto para verificar que el porcentaje de concentración del componente DEET no sea mayor al 30% que es lo máximo que se recomienda aplicarse.
  • Sigue al pie de la letra cada una de las instrucciones que se exponen en el producto.
  • Aplica el repelente encima de la ropa.
  • No apliques el repelente sobre cortaduras, heridas u otro tipo de lesiones que pueden verse afectadas al estar en contacto directo con el producto.
  • Evita rociar productos que tengan el componente DEET en espacios cerrados.
  • Evita rociar el producto directamente en la cara. Se recomienda hacerlo en las manos, para luego esparcirlo en la cara, cuidando que no haya contacto con zonas como los ojos y la boca, las cuales son bastante delicadas.

Asimismo, si se va a aplicar uno de estos productos a un niño, es importante tomar en consideración las siguientes sugerencias:

  • Aplica el repelente en tus manos y luego ve aplicándolo en el niño teniendo sumo cuidado de no esparcirlo en sus ojos ni su boca.
  • No apliques el repelente en las manos de los niños porque estos podrían llevárselas a la boca.
  • No dejes que los niños pequeños se apliquen solos el repelente.

En vista todos los efectos adversos que pueden ocasionar los repelentes sintéticos, algunos países desarrollados han optado por fabricar repelentes botánicos en vista de que estos no causan los mismos daños en las personas ni el medioambiente. Para este propósito ha utilizado algunos de los ingredientes con los que estos productos se elaboraban en la antigüedad.

Por si no lo sabías, tienes la opción de comprar en tiendas naturales algunos aceites o esencias que sirven como repelente de mosquitos. Sin embargo,  aquí tienes algunas opciones para que, con ingredientes fáciles de conseguir, realices repelentes para mosquitos en tu propia casa.

Elabora tu repelente de mosquitos con citronella

La citronella es una planta que puedes sembrar en lugares de tu casa como los jardines, terrazas, balcones, los cuales son puntos estratégicos que pueden albergar a esos mosquitos que deseas tener lejos.

Es importante que sepas que con la citronella puedes realizar unas velas cuyo aroma creará una barrera que te mantendrá alejado de los mosquitos.  Sin embargo, si decides optar por utilizar el aceite de citronella como repelente, lo más recomendable es que no adquieras de la fragancia sino uno puro de alta calidad que venden en tiendas de productos naturales.

Aquí compartimos una receta con hojas de citronella que puede sacarte de apuros si deseas elaborar un repelente botánico para protegerte de las picadas de mosquitos.

Procedimiento

  • Hierve medio litro de agua durante 17 minutos con 5 hojas de citronella.
  • Deja enfriar esta infusión a temperatura ambiente.
  • Cuela esta mezcla en un envase con atomizador.

Una vez que tengas lista tu infusión en el envase con atomizador,  puedes esparcirla por esos lugares que visitan tus huéspedes predilectos.

Usa el aceite de eucalipto para repeler a los mosquitos

El aceite de eucalipto, al igual que el de citronella, puedes comprarlo en una tienda donde vendan productos naturales, siendo una excelente opción porque además de servirte como repelente de mosquitos, su aplicación actúa como un remedio natural que mejora el funcionamiento de las vías respiratorias.

Aunque si puedes encontrar con facilidad hojas de eucalipto, aquí te mostramos cómo utilizarlas para preparar un repelente de mosquitos.

Procedimiento

  • Hierve un litro de agua.
  • Una vez que el agua hierva, coloca un kilo de hojas de eucalipto y déjalas hervir durante otros 25 minutos.
  • Deja que la mezcla se refresque a temperatura natural.
  • Cuela la mezcla en un envase que tenga atomizador.

Cuando se encuentre listo tu repelente, puedes rociarlo en las zonas que quieres que se encuentren protegidas de los amados mosquitos.

Fabrica un repelente casero con clavo de especias

El olor de los clavos también suele ser muy efectivo para alejar a los mosquitos de esos lugares que ellos visitan con frecuencia. Si te animas, puedes elaborar un repelente utilizando estos clavos que pueden desenclavarte de un problema.

Procedimiento

  • Realiza una mezcla que contenga medio litro de alcohol y medio litro de aceite para bebés (el último ingrediente servirá para mantener hidratada la piel)
  • Hierve medio litro de agua.
  • Una vez que el agua esté hirviendo, agrega 30 clavos y deja que esta mezcla se cocine durante otros 10 minutos.
  • Deja que la mezcla se enfríe a temperatura natural.
  • Cuela la mezcla que hiciste con los clavos.
  • Combina la mezcla que hiciste con alcohol y aceite de bebés con la de los clavos.

Una vez que hayas realizado todos los pasos mencionados, agrega la mezcla en un colador y utiliza un envase con atomizador para rociarla en los lugares que quieres que estén protegidos de los mosquitos.

Repelente para mosquitos elaborado con ajo

Por si no lo sabías, el olor repugnante y desagradable del ajo no pasa desapercibido ni aun cuando se trata de espantar a los mosquitos, quienes parece que huyen despavoridos ante su presencia.

En este artículo te enseñamos una receta para que elabores un repelente usando ajo machacado.

Procedimiento

  • Machaca 5 dientes de ajo.
  • En una olla que contenga un litro de agua hirviendo, echa el macerado.
  • Revuelve el macerado mientras se cuece y una vez que haya hervido, déjalo en el fuego durante otros 20 minutos.
  • Deja enfriar la mezcla a temperatura natural.
  • Guarda la mezcla en un envase con atomizador.

Repelente con manzanilla antimosquitos

Aunque no lo creas, la manzanilla también sirve como repelente de mosquitos. Aquí te enseñamos a crear un repelente natural bastante sencillo para que logres tu cometido.

Procedimiento

  • Pon a un hervir en un litro de agua 200 gramos de manzanilla durante 30 minutos.
  • Deja que esta infusión se enfríe a temperatura natural.
  • Cuela infusión.

Una vez y esté lista esta infusión, puedes aplicarla directamente sobre la piel y tendrás un excelente repelente de mosquitos hecho en la comodidad de tu casa.

Asimismo, existen otros ingredientes naturales que puedes utilizarlos  para alejar a los mosquitos

La hierba gatera repele a los mosquitos

Según un estudio realizado en la Universidad Estatal de Iowa, la hierba gatera produce un aceite que es 10 veces más eficiente que el DEET.

El aceite esencial de lavanda efectivo contra los mosquitos

Esta esencia además de su buen olor, actúa como un repelente de mosquitos eficaz, que puedes diluir fácilmente en un aceite de coco, de semillas de albaricoque o de almendras dulces, mezclando 4 gotas de lavanda en alguno de estos productos y usándolo directamente en la piel ¡olerás divino y estarás protegido de los mosquitos!

La flor de loto eficaz contra mosquitos

Los estudios realizados por el Asian Pacific Journal of Tropical Medicine expusieron que la flor de loto es muy eficaz  si se aplica como repelente de mosquitos porque también ayuda a matar sus larvas. Además, puede utilizarse para ahuyentar a estos insectos de los estanques debido a que se trata de una planta que crece con facilidad en el agua.

El aceite de neem o de semilla de neem para alejar a los mosquitos

El aceite de neem o de semilla de neem es mucho más eficaz que el DEET si se trata de alejar a los mosquitos, según lo que se expuso en un estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, cuyos resultados también fueron confirmados por científicos del Instituto de la Malaria en la India.

Este aceite puedes aplicarlo directamente en tu piel o en las plantas que se encuentran en lugares estratégicos que son frecuentados por los mosquitos.

La pimienta negra es un repelente natural para los mosquitos

También se comprobó que el aceite de pimienta puede servir como un repelente natural de mosquitos en un estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos.

El aceite de soja para evitar picaduras de mosquito

De acuerdo a una publicación de The New England Journal of Medicine, los ingredientes del aceite de soja actúan como un repelente de mosquitos que puede ser tan poderoso como el DEET.

Asimismo, el aceite de soja es mucho más económico y fácil de encontrar que el DEET, actuando a su vez como un gran hidratante corporal que también puede contribuir a que el vello corporal deje de crecer si se aplica como tópico.

Bonus: otros trucos que sirven para alejar a los mosquitos

  • Atrévete a partir un limón por la mitad y coloca un clavo en cada una de sus mitades. Puedes ubicarlo en alguna de las habitaciones que deseas proteger de las visitas de los mosquitos.
  • El vinagre y el refresco son excelentes repelentes de mosquitos. Haz la prueba colocando un vaso con vinagre o con refresco  en esos lugares por donde los mosquitos suelen deambular para acceder a tu casa (ventanas, puertas, entre otros).

No olvides abrirle unos agujeros al vaso para que estos perciban el olor, se acerquen al recipiente y mueran ahogados, flotando en el envase.

  • Prepara una infusión con hojas de naranja china o limón en una taza y déjala en un lugar que deseas proteger de los mosquitos.
  • Ya no te verás invadido por estos visitantes si te encuentras preparando una barbacoa, tan solo tienes que tirar en esta unas ramitas de romero y estarás creando un repelente natural de mosquitos, que además le dará un sabor inigualable a tu comida.
  • Puedes colocar algunas hierbas aromáticas como: la albahaca, el romero, la menta o el laurel en algunas macetas que se encuentren ubicadas en los lugares frecuentados por los mosquitos.
  • Crea dióxido de carbono en una botella para cazar a los moquitos, tan solo debes agregar 50 gramos de azúcar en 100 mililitros de agua y ponerlo a calentar.

Posteriormente agregas esa mezcla en una botella partida por la mitad y la dejas enfriar para luego colocar la otra mitad de botella y comenzar a atrapar a estos insectos cuando perciban el olor a fermentación que se produce con esta mezcla.

  • No le tengas terror a las plantas carnívoras, no comen seres humanos como te lo hicieron creer en las películas. Consigue una y déjala que se encargue de comerse los mosquitos que tanto detestas ver en los rincones de tu casa.
  • Trata de mantener tu hogar limpio, los mosquitos suelen acercarse a lugares en los que hay desperdicios de basura y aguas estancadas.

No olvides que si tienes una invasión de mosquitos en tu casa, quizás la mejor opción sea que contrates los servicios de una empresa de fumigación mediante la que te encontrarás menos expuesto a padecer alguna de las enfermedades que estos insectos producen puesto que te ofrecen la ventaja de erradicar por completo la presencia de mosquitos debido a que se tratan de limpiezas hechas a profundidad en cada uno de los rincones de tu dulce hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *