Salud de la raza PitBull

María Fernandez
María Fernandez

Un tema siempre crítico en la crianza de cualquier raza es su bienestar. Nuestro tema del día es acerca de la salud de la raza Pit Bull y aunque todos los dueños no sean veterinarios para entender que dolencias o incomodidades puede tener nuestra mascota, si debemos entender los cuidados mínimos para la salud de un PitBull de modo que siempre sea mejor prevenir que curar.

Cuidados mínimos para la salud de la raza PitBull

Cuidado 1: Alimentación adecuada

En nuestro anterior tema sobre “Alimentación de la raza PitBull” ampliamos adecuadamente este punto. Te recordamos que cada etapa en la vida de un PitBull es diferente, requiere distintos niveles proteicos (disponibles en la etiqueta de los concentrados) y en distintas proporciones.
Recuerda no alimentarlo con productos derivados lácteos (leche, yogurt, queso), productos derivados del cacao, en especial chocolates, tampoco alimentos picantes, grasos o condimentados. En cuanto a las carnes consumidas por humanos, existen preparaciones que se pueden realizar, pero no acostumbres a tu mascota a alimentarse con estos productos.

Indigestión, diarrea, vómitos o un canino todo el tiempo sentado (cólicos), son señales de que ha consumido algo que le causase daño, lo cual debes aliviar con una adecuada hidratación, purgantes o visita al veterinario.

Cuidado 2: Prevenciones externas y adecuados baños

Bañar nuestras mascotas debe cumplir tres objetivos:

  • Limpieza profunda
  • Eliminación y prevención de parásitos externos
  • Cuidado de la piel y pelaje

Estos cuidados solo lo garantizara un adecuado producto para nuestra mascota. De estos existen varios en el mercado, pero si usas uno y nuestra mascota comienza a ponerse roja, con brote o rasquiña excesiva es probable que el producto creara una reacción alérgica. Trate de volver a bañar solo con abundante agua o acuda a un veterinario si el caso es extremo, para que hagan una limpieza profunda.

Cuidado 3: Vacunas al día

No existe mejor recomendación que un Pit Bull con sus vacunas al día. Estas no suelen ser costosas y ayudan a prevenir enfermedades comunes como la rabia o enfermedades que pueden acabar con su vida como el moquillo. Además cumples con los requisitos establecidos por la ley acerca del cuidado sanitario para cada mascota. Aprovecha en estas visitas al veterinario para hacer revisiones de rutina al Pit Bull.

Cuidado 4: Seguimiento en la etapa adulta

Como toda raza grande, al llegar la etapa adulta empiezan los problemas. Aunque el Pit Bull no es un animal que sufre de enfermedades especificas, por su tamaño puede tener problemas de espalda, cadera y extremidades, además de problemas dentales y pelaje.

En cualquier situación se debe prevenir con una adecuada alimentación, visita al veterinario, cepillados dentales y no cambiar de productos constantemente para el baño de la mascota. Generalmente esto debe bastar para prevenir complicaciones, pero no existe un manual exacto para la prevención de enfermedades.

Cuidado 5: Desarrollo físico en toda su vida

Los ejercicios mejoran la salud del Pit Bull. Crear una adecuada rutina de ejercicios para estos caninos los ayuda a mantener su peso y bajar los niveles de grasa en su organismo, de modo que no aparezcan enfermedades cardiacas o respiratorias. Sus huesos son menos propensos a sufrir de descalcificación aunque se necesitara de una constante dieta con niveles de calcio para asegurarle una vejez tranquila.

En conclusión, la salud de un Pit Bull es resistente y fuerte. No existen enfermedades específicas que sean una molestia para el Pit Bull, pero su resistencia no le salva de las dolencias generales de las razas grandes.

Para cuidar de la salud de la raza Pit Bull basta con el sentido común y aunque no nos gusta comparar caninos con humanos, cabe mencionar que al igual que un cuerpo atlético, en distintas etapas necesitaremos de cuidados especiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *