Tipos de ensayo

María Fernandez
María Fernandez

Tipos de ensayo: El Ensayo Científico

La ciencia es un componente inherente de la vida del ser humano, más aún en la época en la que vivimos actualmente. Justamente el ensayo científico es el método literario que nos permite echar mano del método científico para de esa forma explicar un problema o un acontecimiento.

Una de las virtudes más destacables que puede presumir el ensayo científico es la utilización de un lenguaje y de una terminología completamente personal. Con esto nos referimos a que el autor adquiere la responsabilidad sobre los juicios que emite dentro del trabajo realizado. En este tenor podemos claramente definirlo como: la postura que toma el ensayista con respecto a una cuestión en particular.

¿Qué es lo que lo caracteriza?

Básicamente la característica principal es que pueden abordar cualquier tema, sin embargo se enfocan en aquellos que son de naturaleza compleja como por ejemplo: los temas históricos, los políticos, los literarios, los filosóficos etc. Ahora bien, en el caso de que se tome la determinación de elaborar un ensayo científico se debe tomar en cuenta que todos los datos y cifras presentadas, deben forzosamente ser comprobables por el lector mismo.

Para que de ese modo, se genere un proceso que conlleve a la empatía entre ambas partes. Aunque no podemos dejar de señalar que esto sólo es posible cuando el público objetivo así lo permite. Su redacción debe ser formal, no obstante, también debe dar espacio a que el autor pueda expresar lo que siente de manera abierta y libre.

En resumen, haciendo una analogía del ensayo científico con un instrumento musical, en este caso la guitarra podemos afirmar que ambos elementos cumplen un fin común. Ambos buscan y cumplen la divulgación de un mensaje. En entregas posteriores tocaremos los demás tipos de ensayo que existen.

Ensayo científico: Un avance de la tecnología podría eliminar las cataratas sin cirugía

Se conoce con el nombre de catarata al padecimiento en los ojos que consiste en la opacidad paulatina del cristalino. Por si no lo sabes, esta enfermedad es la causante de más de 50% de los casos de ceguera a nivel mundial. Algo que verdaderamente ha encendido las alarmas de la comunidad científica.

Si bien, las cataratas se pueden combatir de forma eficaz con procedimientos quirúrgicos, lo cierto es que los gastos de la operación suelen ser muy altos y la mayoría de las personas no tienen el dinero suficiente como para sufragar esos costos.

Por suerte, hay un grupo de doctores que está probando unas gotas oftálmicas capaces de reducir el grosor de las cataratas.
El profesor Kang Zhang fue el iniciador de esta corriente al practicar estudios a unos niños que heredaron esta condición. Así es, hace algunos años se pensaba que las cataratas únicamente aparecían en las personas adultas, debido al desgaste natural de la visión. Sin embargo, hoy se sabe que también pueden ser de origen genético.

Se descubrió que existe una molécula llamada lanosterol, la cual en su estado puro evita que los agentes que forman la nubosidad en el cristalino se agrupen. Fue así como se creó un primer colirio, el cual se aplicó en tejidos oculares de conejos enfermos. Después de aproximadamente 24 horas, los galenos determinaron que aumentó ostensiblemente la claridad del lente natural del ojo.

Posteriormente se repitió el experimento, sólo que ahora con caninos a los que se les dieron dos dosis al día durante mes y medio. Nuevamente los resultados fueron alentadores, ya que la salud del ojo mejoró notablemente. No obstante, una vez que el fármaco fue dejado de aplicar de forma periódica, las cataratas volvieron a aparecer.

Esta conclusión no debe desanimarnos, pues estamos viendo cómo la ciencia se está acercando a una cura de bajo costo que sin lugar a dudas en un futuro no muy lejano, beneficiará a miles de personas.

Ensayo crítico: ¿Por qué ciertas leyendas de terror llevadas al cine no dan miedo?

Los sociólogos que se encargan de analizar las adaptaciones de leyendas de terror que llegan cada año a las salas de cine argumentan que ahora las historias no causan el mismo pavor que en años anteriores.

Ojo, dichas leyendas pueden ser fabulosas o tener un origen clásico como por ejemplo “El hombre lobo” “La momia” etc. y sin embargo no generan el impacto que se espera en el espectador. Tal vez una serie de factores que ha influido en este cambio es que en la actualidad constantemente estamos expuestos a muchísima información violenta (guerras, ataques terroristas) a cualquier hora del día en los canales de noticias. Dicho de otro modo, pienso que la frase de “La realidad supera a la ficción” se puede aplicar muy bien en este tópico.

Otro punto negativo en cuanto a las historias de terror que se ruedan hoy en día es que los productores y directores buscan afanosamente el susto fácil. Es decir, hacer que literalmente el espectador brinqué de su asiento haciendo uso de recursos tales como: un grito fuerte de los protagonistas, un cambio en la música o la aparición repentina del villano de turno.

Creo que se han olvidado de los cimientos de los relatos de terror escritos en cuyas páginas lo primero que se forma es una atmósfera adecuada. Hay que tomar en cuenta que no sólo los diálogos son los causantes del surgimiento de sensaciones, sino que las cosas “sutiles” también ayudan a todo el conjunto. Por ejemplo, la broma, la luz de la luna llena, la lluvia etc.

Al punto que quiero llegar es que los creadores de las tramas, deberían revisar las novelas y películas antiguas para retomar lo bueno y volver a llevar a esta variedad de crónicas al sitio que se merece. Aunque para ello tengan forzosamente que reducir el uso de efectos creados en el ordenador.

Ensayo Comparativo: ¿Qué es más saludable? La margarina o la mantequilla

No se necesitan tener amplios conocimientos gastronómicos, para saber que estos dos ingredientes se utilizan para preparar un sinfín de platillos. A lo largo de los años, la sabiduría popular ha señalado que la mantequilla es más dañina que la margarina.

No obstante, actualmente esa tendencia se ha revertido paulatinamente. Aquí no vamos a juzgar esas posturas, sino que te ofreceremos las características de cada una de estas “grasas para cocinar”, de manera que tú puedas escoger la que más te convenga.

Propiedades de la margarina

Se origina en laboratorios de alimentos industrializados, ya que para su elaboración se utilizan lípidos de origen vegetal (aceites de plantas tales como el maíz). Posteriormente, las moléculas son tratadas con hidrógeno para qué cambien su estado de líquido a sólido.

La margarina al contener grasas hidrogenadas, hace que el organismo las absorba y las transforme en colesterol. Éste se irá acumulando gradualmente en las arterias hasta causar problemas cardiovasculares.

Propiedades de la mantequilla

Proviene de la leche de vaca (aunque a veces también de la oveja o de la cabra) y se consigue gracias a un procedimiento de batido constante. Más del 50% de las grasas que puede llegar a aportar al cuerpo humano son saturadas, lo que quiere decir que también aquí nos toparemos con el “colesterol malo”.

En caso de que se compre en un expendio orgánico, la proporción de vitaminas y minerales que contenga la porción, dependerá de la calidad de alimentación que tengan los animales.

Tips para elegir

Como te puedes dar cuenta, la margarina y la mantequilla son sustancias que si bien a primera instancia parecen lo mismo, en el fondo no lo son.

Las mantequillas de alta calidad, tienen proteínas que ningún tipo de margarina que podrá ofrecer. Sin embargo, estas últimas poseen enzimas que pueden deshacerse de algunas sustancias nocivas presentes en otros alimentos.

En resumen, lo cierto es que independientemente de cual sea tu elección, si la comes con moderación, te aseguro que no tendrás problemas.

Las cinco preguntas que debe responder un ensayo

Todo ensayo debe responder a los siguientes cuestionamientos, para considerarse un trabajo completo.

  • ¿Qué? Se refiere al objetivo general que se tratará.
  • ¿Cómo? Es el método (forma) en que se desarrollan los acontecimientos.
  • ¿Cuándo? Es el tiempo en que ocurre la acción (pasado, presente o futuro).
  • ¿Dónde? Es el lugar.
  • ¿Por qué? Es la razón, consecuencia o justificación.

Para que esto quede explicado de forma más clara, veamos el siguiente ejemplo:

Una salida frustrada.

Toda la semana me porté bien, hice todos mis deberes: me levanté temprano, me bañé, llegué a tiempo a la escuela, hice todas mis tareas etc. para que así mi papá no tuviera el pretexto de no prestarme el carro esta noche (ya saben, lo que hace uno para poder salir de “reventón”).

Hasta hace cinco horas, el plan parecía haber dado resultado, le pedí el auto a papá y él aceptó de muy buena gana. Entonces, como ya había conseguido lo más difícil, me dispuse a prepararme para lo que sin duda sería “la gran noche”.

Llamé a Diana, mi novia, y le dije que pasaría por ella a su casa a las 8:30 p.m.

El tiempo voló, pues en un abrir y cerrar de ojos habían pasado 2 horas. Mi reloj ya marcaba las 8 y todavía seguía en mi casa.

Fue en ese momento, cuando una vocecilla me dijo “tienes que estar en casa de Diana en menos de treinta minutos”. Seguramente era mi conciencia, raro, pero le hice caso y salí de mi casa como un misil. Solamente cogí unos billetes de mi buró y listo.

Llegué justo a la hora, ahí estaba ella esperándome en la puerta del edificio, tan bella como siempre. Vestida con la ropa que mejor le quedaba, y lo más importante, con esa maravillosa sonrisa, que hacía que todo lo malo que hubiese pasado ese día quedase en el olvido.

Subió al auto y decidimos ir a “La espuma”, un nuevo lugar en el que bailas en medio de pompas de jabón.

No transcurrieron ni quince minutos, cuando una patrulla me pidió que me orillara.

Acto seguido bajó un oficial y me dijo:

– Joven, su carro no circula el día de hoy, lo vamos a tener que remitir al corralón –

En ese momento recordé que era viernes y efectivamente no le tocaba circular. (Lo que pasa es que por lo general yo salgo los sábados).

– No hay problema, ni modo -. Le dije.

A lo que el replicó:

– A ver enséñeme sus papeles, ya sabe Tarjeta de circulación, LICENCIA de conducir –

Fue al escuchar esa palabra con L cuando sentí que “la Virgen me hablaba”, pues recordé que mi licencia se había quedado en mis otros pantalones.

– Este, mire, verá… No traigo mi licencia – Le susurré

Diana me miró de tal forma, que si sus ojos fueran pistolas, hubiera muerto al instante.

– Ya ve mi joven, otra multa. Espérense aquí en lo que viene la grúa – Dijo el Policía en tono burlón.

Ahí estábamos, eran las 8.52 p.men la esquina de Jacarandas y Girasoles, esperando a que la grúa hiciera su aparición. Lo que ocurrió hasta las 10:20 p.m.

En todo ese tiempo, Diana ni siquiera me miró.

Total, para no hacerles el cuento largo, mi papá fue a recogernos al corralón, me castigó tres meses sin poder usar el carro por todo lo sucedido.

Eso me pasa por distraído y porque no reviso las cosas que tengo que llevarme antes de salir de casa.

Ni modo, una salida frustrada más a la lista.

Fin

Como pudimos observar, si el ensayo responde a los cuestionamientos anteriores, el lector tendrá las herramientas para una óptima comprensión de aquello que se quiere transmitir.

Nota Importante: No es necesario que las preguntas se respondan en un orden determinado.

Componentes de un ensayo

Si nos referimos a un ensayo hacemos mención a un género literario en el que el escrito se redacta de manera libre sin seguir alguna estructura básica por lo que no podemos decir bien los componentes de un ensayo, sí podemos distinguir las etapas y partes de la redacción que favorecen el desarrollo del mismo las cuales son tres etapas y una de ellas, la de redacción del ensayo, tiene tres partes importantes.

Las tres etapas que se distinguen son:

  1. La que está antes de la elaboración: en esta fase se elige el tema sobre el que se hablará por lo que es importante sacar una idea principal y luego ideas secundarias que ayuden a la anterior a poder argumentar correctamente. Luego se hace un borrador de lo que sería el ensayo.
  2. En la que se elabora: aquí se elabora el ensayo y lo recomendable es seguir o cumplir con las tres partes básicas de una redacción comprensible:
  • Introducción: por lo general se comienza con una pregunta que atrape al lector y que será respondida en las otras partes.
  • Desarrollo: del tema o argumento en cuestión en base a la opinión personal del escritor.
  • Conclusión: conclusiones del trabajo del ensayista sobre el tema desarrollado.
  1. La que está luego de la elaboración: aquí sólo queda revisar el texto en cuanto a su gramática, ortografía y cohesión de ideas.

Tipos de ensayo: El ensayo narrativo

La narración es entendida como el acto de relatar por medio de una sucesión de ideas un hecho que se produjo en un determinado espacio temporal, el cual normalmente supone un cambio con respecto a la situación originalmente planteada. Ahora bien, para que elensayo narrativo sea exitoso forzosamente debe contar con uno o varios personajes, según lo determine la extensión deseada.

El mejor ejemplo de narración, sin duda es el cuento. En él todos los elementos están perfectamente definidos e identificados, sin embargo, en un ensayo los acontecimientos pueden desarrollarse de distintas maneras, aunque sin dejar de lado la típica ruptura que marca el género. En otras palabras, debe incluirse una introducción, un clímax y un final.

Al escribir un ensayo narrativo, lo que estamos haciendo es trasmitir en palabras un acontecimiento. Hay que recordar que existen dos elementos fundamentales en la acción y estructura de este trabajo: Los componentes externos y los componentes internos.

Los primeros hacen referencia a la manera en la que vamos a dividir el texto (capítulos, partes, actos etc.). Por su parte, los segundos se refieren a los componentes que son los ingredientes básicos en toda narración (el narrador, el tiempo y el espacio).

Veamos el siguiente caso:

Ayer por la mañana la maestra de Juan les dijo a sus alumnos: “Niños, no olviden que deben ir repasando sus apuntes, pues en dos semanas son los exámenes bimestrales”.

Juanito (como lo llama cariñosamente su madre) es un chico como cualquier otro; juega en las tardes con sus amigos del parque, cumple con sus deberes en la casa, hasta se come las verduras. No obstante, hay una cosa que no le gusta por nada en este mundo: estudiar.

Los días fueron transcurriendo uno tras otro y Juan ni siquiera abría sus cuadernos. Solamente se la pasaba frente al televisor o jugando fútbol. Julio (su mejor amigo) le preguntó tres días antes de la prueba:

Julio – ¿Que pasó Juan, ya estudiaste?

Juan – No, todavía falta mucho tiempo para el jueves.

Julio – Ay Juan, mejor estudia pues si no te pueden reprobar.

Las noches siguieron pasando y el muchacho seguía sin entrar en razón. Cuando se dirigía al colegio la mañana del examen, repentinamente sintió que su conciencia le hablaba. En ese instante se arrepintió de no haberle hecho caso a su maestra, ya que en el fondo sabía bien que si reprobaba por no estudiar, sus padres lo castigarían duramente.

Temeroso entró al salón, solamente para haber sentado sobre el escritorio al director quien estaba diciendo:

La maestra Leticia no pudo asistir el día de hoy, por causa de un resfriado.

Aliviado, Juan sonrió sabiendo que tenía una segunda oportunidad.

Esperamos que con este ejemplo, el elaborar un ensayo narrativo te sea más fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *